miércoles, 17 de enero de 2018


EL FENÓMENO DE LOS CUERNOS

 
El fenómeno de los cuernos es muy complejo. Son muchos los factores que intervienen y muchos los puntos de vista que se pueden adoptar.
          Hay intentos de explicar lo más ampliamente posible lo relacionado con los cuernos ya que este fenómeno  toma cada vez mayor relevancia pues  estos hechos salen cada vez más a flote, aunque este fenómeno  casi seguro que siempre ha existido de una manera más o menos oculta.

¿Qué formas de pensar en los maridos y en las mujeres han estimulado el fenómeno cornudo?

En primer lugar el marido puede sospechar que su esposa está empezando a interesarse en experimentar el sexo con otros hombres. Si el valora mucho su matrimonio, él no querrá que ella pueda ponerlo en peligro con engaños y secretos que normalmente acompañan los asuntos sexuales. En resumen, que quiere conocer y aprobar cualquier práctica sexual fuera del matrimonio, e incluso tener algún control sobre él. El marido cornudo quiere encuentros sexuales de su esposa con otros hombres  pero que sean sólo sexo, sin enredos emocionales que pueden ser mortales para el matrimonio.



Los medios de comunicación empiezan a considerar a las mujeres hermosas y atractivas como deseables y con tendencia a mantener relaciones sexuales. Antes este tipo de mujer solía ser considerada como una “mujer perdida” o incluso una puta, pero ahora parece ser un estándar más atractivo.

Muchas mujeres se entusiasman en ser vistas como sexualmente liberadas. Para algunas, especialmente  las mujeres de edad más avanzada, puede haber una gratificación de su ego en ser vistas todavía  como sexualmente deseables. Mientras mantienen la seguridad de la relación de su matrimonio pueden deleitarse con la experiencia de la libertad sexual.

La mayoría de los maridos cornudos se enorgullecen de estar lo suficientemente seguros como para manejar a una esposa “caliente”. En el comentario está implícito que él no tiene ningún problema con esto. Incluso puede presumir delante de otros hombres acerca de que el sexo dentro del matrimonio se ha convertido en algo rutinario y aburrido y que como a su esposa le encanta el sexo, él le concede libertad para que disfrute y así él también  encuentra aliciente en verla con otros.

 
Muchos hombres y maridos consideran que es deseable que una mujer  sana y bien adaptada psicológicamente disfrute del sexo y que tiene todo el derecho para ser tan abierta como los hombres.

Muchas mujeres se dan cuenta de que otras mujeres disfrutan regularmente de “buen sexo”, y aunque muchas mujeres han crecido con ideas fijas sobre cómo debe ser el sexo dentro de su matrimonio, y son reacias a probar cosas nuevas, estas barreras caen con frecuencia ante la expectativa de tener nuevas parejas sexuales. Cuando están con un nuevo hombre aparece su deseo de no defraudar y ser buena en la cama, y aunque hayan tenido dudas sobre su comportamiento sexual es muy probable que encuentre a los hombres más interesados en ella. Esto puede constituir una especie de nuevo despertar sexual. Esta transformación puede ser bastante molesta para un marido que no está preparado para manejar la situación. 

¿La mujer como objeto sexual?


Muchas mujeres sienten que ser una  hotwife o mujer caliente,  convierte a una mujer en un objeto sexual. Esto parece estar basado principalmente en la premisa de que el disfrute del sexo es una prerrogativa masculina. Sin embargo, cada vez más mujeres están descubriendo que esto no es así.

 
La mayoría de las mujeres han vivido sus vidas tratando de actuar "como las mujeres que actúan adecuadamente con los hombres" y que  rechazaban la idea "de que tenían una cosa en su mente." Ahora, muchas mujeres  "dejan que los chicos sepan que me gusta el sexo."

Por lo tanto, es posible para muchas de ellas dejar de lado la idea de  "lo que la gente va a pensar" y concentrarse en los placeres de la experiencia sexual y experimentar orgasmos regulares. Esto a menudo se ve reforzada por la emoción que rodea a saltarse los aspectos culturalmente tabú de una mujer casada que tienen relaciones sexuales con otros hombres.

La idea del marido


Hay la idea de que el cornudo marido no sólo conoce que su esposa mantiene relaciones con otros, sino que incluso se excita sexualmente mediante la visualización de otro hombre que tiene relaciones sexuales con su esposa. Esta idea es cierta en la casi totalidad de los casos.

Desde la perspectiva de su marido, si él puede librarse de la idea de mujer que es una golfa, que impregna la mayor parte de nuestra cultura, el hecho de que  su esposa es deseada por los hombres y con frecuencia se acuesta con ellos le introduce en un proceso de competencia para con ella, reforzando así su decisión de "tratarla bien."

 
O bien, las cosas pueden moverse en la dirección opuesta, si el marido tiene la sensación de que, hasta cierto punto,  ya no es "su esposa", puede empezar a distanciarse de ella emocionalmente.  Si estos sentimientos no se abordan y se resuelven con eficacia, se puede dañar seriamente la relación. Las cosas no se facilitan cuando este cambio de actitud se acompaña por parte de la esposa de su emoción (aunque transitoria) sobre los nuevos hombres de su vida.

Un marido también puede fantasear acerca de tener una esposa que, en cierta medida, siente un gran impulso fisiológico hacia el sexo y una necesidad psicológica hacia el mismo. Visualizar o ver de primera mano como otros hombres satisfacen esta necesidad - pero sólo con su permiso - le puede excitar.

Perspectivas de la mujer


Las mujeres tienen una perspectiva diferente de ser una esposa caliente, por supuesto.  Una esposa dice: “Tengo una sensación de libertad en disfrutar de la compañía de hombres y no estoy preocupada por ninguna actitud paranoica de un marido celoso, ni incluso estoy preocupada por lo que la gente pueda pensar. Si quiero hacerlo con un chico, tengo la libertad para dejar que suceda”.

Al mismo tiempo, una esposa no quiere que los celos o el rencor arruinen su matrimonio o amenacen su libertad inusual que tanto le gusta tener, una libertad que sabe que muy pocos maridos estarían dispuestos a conceder. Por lo tanto, tiene que tener cuidado y ser totalmente abierta y honesta con su marido sobre sus amantes. Esto significa que no habrá conversaciones secretas o reuniones secretas con los hombres. También puede significar que el marido puede querer aprobar con qué hombres  tiene relaciones sexuales.

 
El marido cornudo puede querer a su mujer para anunciar su sexualidad con el uso de ropa reveladora. Por ejemplo, es posible que la acompañara a un lugar de noche en una ciudad lejana y que vaya vestida con ropa ultra-provocativa. Esto sirve  para conseguir que ambos consigan la atención de otros hombres que hay allí. En lugar de ser celoso, por tener una esposa que es vista por otros hombres como sexualmente "caliente", esto mismo puede proporcionarle un impulso de su ego. (Para algunos hombres las esposas calientes están reemplazando a los coches de lujo como fuente de orgullo.) Por lo tanto, mientras que el motivaciones masculinas y femeninas pueden ser muy diferentes en las parejas cornudas, el objetivo final puede ser el mismo.

El marido tiene que adaptarse al hecho de que su esposa no tiene la exclusividad sexual con él. Él tendrá que hacer frente a  los hombres que han tenido o desean tener relaciones sexuales con ella. Para compensar cualquier pérdida, que se sospeche de su virilidad, el marido puede recordar a los demás  sus propias aventuras sexuales anteriores. Al mismo tiempo, para demostrar su falta de celos, puede admitir libremente ante otras personas que su mujer disfruta regularmente de relaciones sexuales con diferentes hombres, y él puede incluso ofrecerse sutilmente para seleccionar a los hombres. 

La presión social.

Lo que puede parecer deseable para el marido o la mujer bajo la influencia de la testosterona, la libido o la fantasía, puede parecer más tarde como un gran error. El resultado puede ser un gran  pesar y la ruptura  y separación.

Claramente, la idea de una pareja cornuda está en desacuerdo con los condicionamientos culturales y tendencias humanas hacia los celos y la posesividad. Aunque estos rasgos pueden no ser deseables, hay que reconocer que son la norma. Aun suponiendo que ambas partes están de acuerdo con ir en esta dirección, la mayor parte de la sociedad no lo admite. La mayoría de la gente todavía señala muy negativamente a una mujer promiscua y a un marido que deja a su esposa tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Las parejas que realizan claramente estas prácticas sufren un gran rechazo social en la  mayoría de los casos.

 
Esto puede ser un problema en un entorno de trabajo en el  que "el carácter" es una parte de las consideraciones de rendimiento del trabajo y de promoción. (Una actitud machista común con raíces en la idea de la "esposa como propiedad del marido" y que por lo tanto éste debe mantener a su esposa "bajo control", y si no lo hace es porque no tiene “carácter” o cualidades para hacerlo).

Muchas parejas son capaces de mantener sus actividades sexuales de forma privada, pero pueden vivir con el temor de ser descubiertos.  Sin embargo los trabajadores autónomos, las parejas que viven en las grandes áreas urbanas, o las personas que trabajan en torno a personas con gustos o ideas similares probablemente no tendrán esta preocupación.

sábado, 13 de enero de 2018

ESPOSA CALIENTE MEXICANA (2)

          Un seguidor mexicano me ha vuelto a enviar unas fotos de su esposa. Las anteriores las publiqué bajo el título ESPOSA CALIENTE MEXICANA. A la vista de esta foto de la playa no me extraña que esté caliente con la cantidad de sol que ha tomado este verano.
 
Y después de pasar tanto calor en la playa no me extraña que en casa se quede en bragas para irse refrescando un poco.
 
         En Mexico hace mucho calor y la esposa de nuestro amigo se entretiene un rato jugando al billar, pero ligerita de ropa para no sofocarse. ¡Vaya culo y vaya nalgas que tiene! ¡Qué gusto le tiene que dar a algunos hacer carambola en él!
 
         Y por si a alguno le quedan dudas, aquí hay otra vista de este magnífico culo.    
 
 
         Decíamos del culo, pero los muslos y las piernas no se quedan atrás. Esta mujer es preciosa y está buenísima.

 
Las tetas de la mujer de nuestro amigo son preciosas: redondeadas, tersas, turgentes.
         Nuestra mujercita va a salir a la calle
 
         Imagino que a nuestro amigo le gustará que otros hombres miren a su mujer con ojos de deseo y se la coman por lo menos con la mirada. ¡Qué buena está! ¡Cómo tiene que ir levantando pollas! Pero nuestra amiga tiene un remedio infalible contra el levantamiento de polla: dejar que entren ahí, entre sus piernas.
 
         ¿Os habéis fijado en la afeitadito que lo lleva?  ¿Os imagináis que suavidad se tiene que sentir si uno se come ese coño? ¿Para qué lo llevará tan bonito y tan arregladito? ¿Se lo enseñará a alguien?
¿Le ayudará su maridito a arreglárselo?
         Querido amigo, imagino que habrás visto ese coño escurriendo leche, la leche de otro hombre y que lo habrás limpiado. Si no lo has hecho date prisa en hacerlo. ¡No sabes lo que te estás perdiendo! ¡Y más con la mujer que tienes!
            A nuestro amigo le agradaría establecer contacto con otros cornudos para charlar de nuestra afición. Aquí está su correo:  calienteafrodita@hotmail.com


viernes, 12 de enero de 2018

Reflexiones de un macho corneador: La polla del marido
 
El marido tiene la polla tiesa, pero ni piensa en metérsela a la esposa. ¿Cómo va a intentar competir con la polla que no hace mucho le acaba de meter el macho? Ella le toca suavemente mientras le cuenta los detalles del encuentro con su amante; le cuenta detalles de cómo jode con su macho, del tamaño y forma de su polla, del peso y volumen de sus bolas, de lo dura que la tiene y de cómo siente en su interior el semen que le echa.
 
 
Ella comparte estos detalles para que su marido cornudo puede experimentar el placer de saber cómo ella le pone los cuernos.
Al marido le sale un poco de leche con una estimulación física mínima, debido a que su excitación es fundamentalmente psicológica.
 
 
Ellos llevan casados varios años y han tenido relaciones sexuales muchas veces, pero es ahora, cuando la pareja ha decidido que la esposa joda con un buen macho, cuando las relaciones sexuales entre el matrimonio toman otro aspecto, pero no por eso son menos satisfactorias. Yo diría que son más.


lunes, 8 de enero de 2018

IMÁGENES
         El primer día que mi amigo nos invitó a la piscina de su casa, convenció a mi esposa para que se bañara en topless.
         El segundo día mi esposa accedió fácilmente a bañarse desnuda frente a él.
         El tercer día mi esposa se afeitó el coño antes de bañarse frente a él. El día anterior él hizo un comentario de lo mucho que le gustaban las mujeres con el coño afeitado. 
 
Mi esposa se ha quedado preñada ¿Pero de quién? Es una de las preguntas que los cornudos no podemos responder. Verla así, con su barriga al aire me excita y me hace disfrutar de mis cuernos.
 
  
          Fue aquella vez en una fiesta de carnaval. Yo llevaba un disfraz con máscara, mi esposa llevaba otra máscara. Yo estaba allí, colaborando, mirando y viendo como la gran polla de otro hombre, también con máscara, llenaba el coño de mi esposa. Veía como la estaba llevando a unos niveles de excitación y placer increíbles. Los tres llevábamos máscara, pero los tres sabíamos que yo era un cornudo.
 
 
No estoy solo chupando la polla de un hombre. Estoy consiguiendo que su polla esté lista para follar a mi esposa. No paso el tiempo preocupándome de si soy o no soy gay, solo me centro en chupar bien la polla para que mi esposa disfrute más y mejor. ¡Ah! Y de paso yo también disfruto.
 
 
         Cuando vamos a una fiesta y le preguntan a mi mujer: “Estás casada”, en realidad lo que están preguntando es: ¿Hay que ponerle los cuernos a alguien? Y todo ello es a causa de la ropa que lleva.


viernes, 22 de diciembre de 2017

FELICES FIESTAS
Y FELICES CUERNOS
 
 

 
 


 
 
 
 
 



 
 




 
 
 

 
 
 

 
 
 

 
 
 





 
 
 

 
 

 
 


sábado, 16 de diciembre de 2017

BOCADILLO
         La besamos suave y amorosamente. El se tumbó boca arriba, ella se echó encima y se metió la polla en su coño. Yo se la metí cuidadosamente por el culo, despacio, con suavidad.
 

 
 Nuestras pollas se deslizaban lentamente dentro y fuera, dilatando y lubricando cuidadosamente sus agujeros.
 

 
Cuando nos acomodamos en un ritmo lento y constante, sus gemidos nos decían que estaba relajada y lista para más. Ella estaba atrapada entre nosotros, pero ella se movía contra nosotros y empujaba su culo para acomodarse mejor con nuestros empujones. Nuestras dos pollas duras se deslizaban en su coño y en su culo en una cadencia constante y alterna. A medida que nos sentíamos más cómodos y sus gemidos se hacían más fuertes, empezamos a aumentar gradualmente nuestro ritmo.
 

 
Poco después golpeábamos su coño y su culo con un ritmo frenético. La forma en que estaba gimiendo y gritando podría hacer pensar que le estábamos rasgando por alguna parte. Pero no. Éramos como animales enloquecidos con lujuria primitiva. Ella apenas podía respirar, jadeando porque tenía unos orgasmos intensos y muy frecuentes. En realidad, estaba llorando por la rápida corriente de orgasmos, pero estaba literalmente pidiendo más. Gritando, "¡Más! ¡Más, por favor, más! Una y otra vez.
 
 
Cuando me iba a correr saqué la polla y dejé un chorro de semen en su espalda. No puedo describir completamente la liberación total que experimenté con este orgasmo. Estaba echando leche por todas partes, y era como si no pudiera dejar de echarla.
 
 
 Espasmo después del espasmo y después del espasmo.  Eché semen en su cabello, su espalda, su cuello, su culo y sobre la cama. Ella no quiso - o no pudo - dejar de joder.
 
 
 Ella estaba empezando otro orgasmo mientras yo vaciaba las últimas gotas de mi leche y luego limpié mi polla en la parte de atrás de su corsé.