jueves, 21 de septiembre de 2017


COSAS EXCITANTES PARA LOS CORNUDOS
         He aquí una lista de cosas que nos excitan mucho a la casi totalidad de los cornudos. Se pueden añadir más ¿por qué no nos ayudas a hacer esta lista más amplia?

 Meterle mi polla en su coño bien dilatado por la polla con la que acaba de joder y apenas sentir el contacto con  el interior del mismo.

La espera de noches en vela, tremendamente excitado, mientras ella está en la cama con otro, sabiendo que es una elección que hice, en oposición a una vida sexual “normal”.

Siempre habíamos sido cautelosos en el uso de condones, pero la excitación unida a la decisión de hacerlo a pelo con un hombre cuando no estaba tomando la píldora, fue impresionante. Me dejó sin habla pero muy, pero que muy excitado.

Cuando me encuentro en el cesto de la ropa para lavar unas bragas manchadas con sus jugos y con la leche de otro, o cuando me encuentro algún preservativo lleno dejado descuidadamente en el dormitorio sabiendo que tiene relaciones sexuales con otros hombres 3 ó 4 veces por semana.

El olor y el sabor del semen de otro hombre entre sus muslos.

Cuando burlonamente me pide permiso para verse con otro  y pasar un buen rato jodiendo.

No dejar que joda con ella porque dentro de dos o tres días va a verse con su amante y quiere ir con muchas ganas.

Cuando se pone ropa provocativa y me dice que si creo que a él le gustará.

         Meterle la polla cuando tiene el coño lleno de leche de otro. Es como meterla dentro de un maravilloso puding.

 

sábado, 16 de septiembre de 2017

¡La esposa que él ama!
El otro día estuvimos con un chico que acabábamos de conocer. Él sabía que éramos una pareja y estaba de acuerdo con la situación.  Era muy guapo y me gustaba, continuamos  ya con él.
 
 Nos fuimos a nuestra casa. Tomamos unas copas juntos y hablamos en la sala de estar. En algún momento mi marido sugirió ver un DVD para adultos, que siempre cambia el estado de ánimo y anima la velada. Mi marido generalmente escoge algo apropiado para la noche, así que vimos una de esas películas  por un tiempo. Luego se levantó para refrescar nuestras bebidas.
 
 A veces lo hace como una excusa para darme tiempo a solas con un tipo. Funciona bien porque la mayoría de los chicos pueden ser un poco tímidos delante de un marido, lo cual puedo entender. Cuando mi marido regresó unos minutos más tarde le pregunté si podía conseguirme una copa de Pinot Grigio.
 Cuando regresó a la cocina, le dije a nuestro invitado que si quería que nos quedásemos a  solas. Dijo que sí.
Mi marido volvió y dijo que no teníamos Pinot Grigio. (¿Adivina una cosa? ¡Yo sabía que no lo teníamos!). Le dije que fuera a buscarnos una botella. La expresión de su cara no tenía precio. (¡Me encanta esto!).
 
Así que cogió su abrigo y las llaves y se fue. La tienda de licores está a 20 minutos. Tenía 40 minutos. Invité al chico a ir al dormitorio, nos  desnudamos, nos besamos y acariciamos y nos pusimos a joder. Estábamos en medio de una buena jodida en el momento en que escuchamos  abrir la puerta.
Mi marido hizo ruido en la cocina para que supiésemos que estaba en casa. Unos minutos más tarde entró en el dormitorio con mi copa de Pinot Grigio. Yo estaba de rodillas en la cama, apoyada en mis manos y el chico metiéndomela por detrás.
 
Le sonreí. El también me sonrió de nuevo. ¡Fue inestimable!
Fue otra buena noche en la que me comporté como la esposa que él ama.


martes, 12 de septiembre de 2017

CADENA EN LA CINTURA
                Mi esposa lleva permanentemente, desde hace varios años, una cadena en la cintura. Algunos ven en el hecho de llevar esta cadena  toda clase de connotaciones sexuales y libertinas. En lo que concierne a nosotros, es ante todo el símbolo de nuestra unión. Es algo totalmente similar al anillo de casada.
         Pero esta cadena también forma parte integrante de nuestros juegos y actividades cornudas.
Cuando mi mujer acepta que su compañero de juego le quite la cadena de la cintura, eso significa que se entrega totalmente a él. Que va a hacer de todo : chuparsela, joder, que la dé por culo, que le eche la leche dentro del coño o en la boca, etc.
Yo también se la quito muchas veces. Ella sabe que tiene via libre, que doy mi aprobación total a todo lo que haga.
En cierta ocasión un amigo que se iba a acostar con ella me pidió un gesto especial de entrega. Yo le quité la cadena de la cintura y le ofrecí a mi mujer totalmente desnuda. El aceptó el ofrecimiento.
También lleva una cadenita en el tobillo izquierdo... y en efecto, quiere indicar, a quien lo sepa leer e interpretar, que le gustan mucho los hombres.
¿Que si alguna vez ha tenido algún incidente desagradable? Nunca. Algunas veces algún hombre, y alguna mujer, le ha preguntado porqué lleva esa cadena, que si significa algo. La respuesta ha dependido de las circunstancias : ¿Tenía gana de sexo ? la respuesta ha sido insinuantemente o claramente afirmativa de que es un indicador de su disponibilidad sexual.
¿Que no le interesaba el sexo con esa persona o que no quería dar a conocer su disposición a tener sexo con otros hombres ? la respuesta es muy simple : me lo he puesto como adorno y nada más ; ignoro que esto pueda tener algún significado.
Pero hay situaciones que por alguna circunstancia son especiales, entonces engancha la cadena de tobillo a la de la cintura de forma que los símbolos quedan un poquitín por encima de su coño. En este caso no caben interpretaciones. Lo que quiere es que la metan una polla para que me crezcan los cuernos.
¿A que todos estos adornos pueden parecer bobadas pero muchas veces son muy útiles?


domingo, 10 de septiembre de 2017

LO CONSEGUÍ
Una de las cosas que mi esposa y yo nos habíamos propuesto en estas vacaciones de verano, es que ella jodiese con un hombre de color de gran polla.
En las playas cada vez hay más posibilidades de conocer a hombres de color, sobre todo en las playas nudistas, y cuando mi mujer vio un negro atractivo, con una polla de buenas dimensiones se lo ligó y le llevamos a nuestra habitación del hotel.
¿Qué pasó allí? Pues se lo pueden imaginar: que mi mujercita probó una buena polla negra; que yo lo vi y que yo también probé la leche de una polla negra, pero de diferente manera a como lo hizo mi mujer.
Las fotos que siguen no son fotos nuestras, pero ilustran a la perfección lo que pasó allí dentro, tanto dentro de la habitación como dentro del coño de mi mujer.
 
         Mi mujercita está realmente buena. A este hombre, como a casi todos, le encantan las tetas de mi chica, tan tersas, tan suaves, tan deliciosas. Se las acaricia, se las besa, le chupa los pezones… y ella se deja hacer y abre las piernas para que él pueda acercarse todavía más.
 
         Y algo tienen esas tetas que la polla de este chico empieza a ponerse tiesa y dura. Y mi mujer tiene muchas ganas de ella, no de cualquier polla, sino de esta…, tan larga…, tan gorda…, tan negra.  Y la coge y la chupa y la chupa, y de vez en cuando me mira con cara de complicidad, como diciendo: ¡Menudo no los vamos a pasar!
 
         Y después de la gran mamada, la polla ya está bien tiesa, ya está en condiciones de entrar donde tiene que entrar. Mi mujercita está bien babosa, pero esta no es una polla normal. No quiere que le haga daño, solo quiere disfrutar de ella. Y para asegurar su disfrute coge el lubricante que yo le había comprado al efecto y embadurna bien esa polla que tanto desea.
 
         Se abre de piernas y veo como como ese pollón le entra enterito, hasta los cojones. Y ella levanta las piernas para que le entre más, y jadea y jadea mientras tira del culo del macho para que la entre toda. El orgasmo es increíble. Luego me contó que esa polla le había dado en lugares donde no le había dado ninguna otra y que su coño quedó dolorido en su parte más profunda.
 
         Pero como me dijo posteriormente ella, una polla así no se puede desperdiciar. No es una polla de un solo polvo. Pero que se la metiera otra vez al estilo misionero le resultaba doloroso, así que se colocó boca abajo y otra vez para dentro. El muchacho la tenía larga y también así la satisfizo plenamente.
 
         Y esto no ocurrió solo una vez, sino que ocurrió dos. Pero el chico no jodía rápido, ni mi mujer tampoco. Los dos se recrearon en un mete y saca lento y profundo que dejó mi polla para casi reventar.
 
            ¡Qué gustazo me daba ver la polla entrando y saliendo de esa preciosa raja que tiene mi mujer! ¡Qué envidia me daba de la polla que tenía metida! ¡Cómo tenía que estar disfrutando esa polla, el propietario de la misma y el coño donde estaba metida!
         Pero esta maravillosa visión tuvo su fin, pero el placer y el disfrute no terminaron.
 
El invitado se marchó, pero había que limpiar todo. Mi chica se abrió de piernas y me ofreció su mojado coño para que lo limpiase y lo secase. ¡Qué rico estaba! Y mientras lo lamía, mi mujer que me conoce bien, me humillaba de la forma que ella sabe hacerlo para que aún yo obtenga más placer:
-      ¡Vaya polla que tenía! ¡Menudo aparato!
-      Con un macho así ya no hay necesidad de poner los cuernos.
-      ¿Has visto con qué ganas me apretaba?
-      Mañana le buscamos y que me joda otra vez y así los tienes cada día más grandes, que eso es lo que te gusta, so cabrón.
Bueno, y así mi esposa cumplió sus deseos de lucirse en una playa nudista y de probar una buena polla negra. Y yo cumplí mis deseos de sentir como me crecen mis cuernos.


viernes, 8 de septiembre de 2017


PENSAMIENTOS DE UN MACHO

         A continuación, hay un escrito que encontré en Internet hace unos días, y como cornudo, me afectó un poco.  Es una serie de pensamientos desde el punto de vista de un macho profesional (de un toro) en una dinámica de come-esposas, y él ofrece un punto de vista interesante con respecto a cómo algunos machos ven su papel en la tríada sexual que suponen las relaciones cornudas.
 
 
         Mi esposa me ha puesto los cuernos unas cuantas veces con su macho mientras yo miraba desde la esquina de la habitación, pero últimamente, ella está muy dispuesta a hacer modificaciones en el sentido de estar sola en una habitación de hotel con él y yo la esperaría en casa, mientras que los dos pasan algún tiempo disfrutando juntos y solos. Para relacionarlo con el escrito de abajo, tengo que añadir que el macho de mi esposa es consciente de esta fantasía nuestra, y está ansiosamente esperando la invitación a pasar con ella ese rato solos, ya que él también está claramente hambriento de una conexión en un nivel más profundo, más emocional, y no sólo en un nivel sexual superficial.
 
         Para mí, como cornudo, la fantasía de saber que mi esposa está disfrutando con su macho me resulta muy agradable y atractiva, pero en realidad, saber que el amor de mi vida y su amante van a pasar un buen rato solos es la decisión más abrumadora y desalentadora que un esposo puede tomar
 

         Habiendo dicho esto, sin embargo, también tengo que decir que ha habido muchas encrucijadas en esta experiencia cornuda que también han sido abrumadoras y desalentadoras: la primera vez que fui testigo de cómo le dio un beso íntimo a otro hombre, la primera vez que la vi follar con otro, la primera vez que la vi tener sexo con dos negros bien dotados, etc. todas esas locas, y absurdas experiencias me detuvieron momentáneamente en mi camino por el mundo de los cuernos, pero he superado esas experiencias y no tengo ningún tipo de arrepentimiento de lo que sucedió, por lo tanto el que tenga un encuentro a solas con su macho es inevitable y creo que sucederá muy pronto.
 
         De todos modos, aquí está el escrito que he titulado "Pensamientos de un macho":

          "En mi visión de la dinámica perfecta de una pareja cornuda debe haber variedad. A veces, el cornudo está allí para servir a los dos sexualmente, a veces sólo puede ver. A veces sólo puede escuchar desde otra habitación y a veces no está allí. Veo esto como ideal por una serie de razones. La variedad mantiene las cosas interesantes y en mi experiencia, la incertidumbre para el cornudo aumenta enormemente la tensión sexual (o la angustia) que experimenta. En general, le hace apreciar las golosinas o recompensas que obtiene de su esposa cuando ha sido lo suficientemente obediente como para merecerlos.
 
 
         También en un nivel práctico, si el marido realmente desea que un toro se interesa por su esposa durante un período prolongado de tiempo, debe aprender el valor de retirarse y no estar presente y permitirles pasar tiempo juntos en el que cada uno disfrute ampliamente del otro.

Hablando desde una perspectiva de un macho profesional si lo que realmente desea la pareja es que haya encuentros regulares, es esencial que se creen las condiciones para que haya un vínculo entre la esposa y el macho.
 
 Nada me hace perder el interés en una pareja más rápido que una esposa inaccesible. Sí, siempre hago todo lo posible para conocer al cornudo: sus fantasías, sus deseos, sus celos y sus miedos, ... sobre todo saber qué botones pulsar, hasta dónde puedo llegar, y ganar su confianza ... sin embargo, para mí también tiene que haber algún tipo de mecanismo que me permita llegar a conocer y establecer algún vínculo con la esposa. Los mensajes de texto privados o chats telefónicos son el mínimo necesario para mí.
 
 
Una noche ocasional con ella, sin embargo, es lo que realmente se requiere para llevar toda esta experiencia al siguiente nivel, para todos los involucrados.

         Ya no es noticia para nadie que el secreto del poderoso y revitalizante sexo comienza en la mente. Idealmente, toda la experiencia de ser una esposa caliente comienza de un modo sensual, mucho antes de que sea sexual. Hay que conceder a la esposa el espacio, el tiempo y la oportunidad para que su mente desencadene un deseo REAL por su macho, y entonces, sólo entonces, estás garantizado un deseo sexual real y poderoso”

sábado, 26 de agosto de 2017

martes, 22 de agosto de 2017

Sus sueños en la oscuridad
 
 
Mi marido disfruta esperándome cuando estoy en una cita. Esperar lo vuelve loco de excitación y deseo mientras imagina lo que estoy haciendo y cuando regresaré a casa con él.
También disfruta de otro tipo de noches; esas noches cuando salgo a la ciudad sola o con amigas, esas noches en que él no sabe cuándo, o incluso si, voy a volver a casa. No sabe por dónde empezar ni por dónde voy a terminar. No sabe lo que va a pasar. Él no sabe con quién estaré, o qué haré con ellos, o cuando terminemos. Él no sabe nada. Eso puede volverlo aún más loco que cuando estoy en una cita con alguien.
 
 
Me gusta saber que está en casa pensando en mí. Sé que soy la única persona en su mente. Sé que no puede pensar en nadie ni en nada. No importa lo que pueda hacer, sé que él sólo está pensando en una cosa: en mí. Es una medicina poderosa para el ego de cualquier persona.
Sé que está fantaseando. ¿Estoy hablando con alguien? ¿Conoceré a alguien nuevo? ¿Vamos a algún lugar? ¿Voy a llevarlos a casa? ¿O podría ya estar chupando su polla o abierta de piernas y metiéndomela?
 
 
No siempre funciona como espero, pero a veces quiero positivamente que algo suceda, para que sus fantasías se hagan realidad. Quiero tener sexo para su placer tanto como el mío. Quiero ir a casa tarde con otra historia que alimente nuestra excitación juntos.
Quiero asegurarme de que sus sueños nunca se desvanecen. Quiero imágenes de mí para seguir brillando en su mente. Quiero que se pregunte qué estoy haciendo, y con quién estoy. Necesita esas imágenes y necesito que las tenga sobre mí.
 
Así que me aseguro de que él sepa que nunca estará a salvo de mi infidelidad cada vez que salgo sola. Siempre estaré buscando a alguien en la oscuridad. La oscuridad de algún lugar entre la imaginación de mi marido y la de ese local o esa nueva habitación. La oscuridad donde puedo abrir  mis piernas y sentir como una polla se mete entre ellas y la oscuridad donde la polla de mi esposo se mantiene tiesa y tiesa deseando mi coño.