viernes, 11 de agosto de 2017

IMAGENES
         Ella insistió en que usara condón para joder. Después de unos diez minutos paró y dijo que había cambiado de opinión y que si iba a joder, iba a hacerlo bien. Saco la polla y le quitó el condón. La polla se agitaba desnuda en el aire como una amenaza. Ella dijo que joder con un condón es como tomar una ducha con un impermeable. Se la volvió a meter. Cuando él le pregunto donde quería que se corriese ella le rogó que lo hiciera dentro de ella.
 
         Fuimos a un hotel. Tomó la llave y me dijo que me quedara abajo hasta que terminaran. Las dos horas siguientes fueron las más humillantes de mi vida. Cuando finalmente bajó, se aseguró de decirme en un tono lo suficientemente fuerte para que el recepcionista oyera cómo había jodido a mi esposa y que ella estaba descansando arriba y esperándome. Se despidió y expresó su deseo de volver lo más pronto posible.
 
Cuando mi esposa vuelve de un encuentro con su amante nunca sé qué esperar. A veces, después de lamer su coño y terminar de limpiarla, ella me permite meter mi polla en su coño. Otras veces no.  Si ella está muy dolorida,  normalmente me hará un buen trabajo con su mano, pero cuando se siente realmente dominante me hará un buen trabajo de mano, pero asegurándose de arruinar el orgasmo. Después de estar ansiosamente esperando el contacto sexual con mi esposa durante horas mientras otro hombre estaba follando con ella, un orgasmo arruinado es muy, pero que muy frustrante.
 
         A mi esposa le encanta humillarme burlonamente. Se burla de que mi polla es demasiado pequeña y de que me corro demasiado rápido y no le satisfago plenamente, pero esto solo me lo dice cuando va a irse a joder con otro hombre, y lo hace y lo dice porque sabe que esto me excita.  También me humilla provocativamente cuando me hace darle el visto bueno a la ropa interior que va a llevar y de si su culo o su coño están atractivos para que la polla de su amante se meta con gusto y con gana en ellos. ¿A qué cornudo le desagradaría este tipo de humillación?

lunes, 7 de agosto de 2017

ME PEGUÉ POR SU CULO
            Cuando mi esposa y yo éramos novios y estábamos saliendo,  una vez empecé una pelea con un chico porque estaba mirando fijamente  su culo de una forma descarada.
 
            Yo era joven, un poco violento y muy protector de mi futura esposa. La mirada del chico me pareció un insulto a su honor y a mi virilidad, y yo respondí de la forma en que los chicos jóvenes lo hacen a veces. Quiero decir, ¿qué chico joven se quedaría quieto mientras otro joven mira descaradamente a su novia?
 
            Dulce ironía. En esta foto estoy solo, de pie, masturbándome y mirando contento  el culo perfecto de mi esposa mientras ella alegremente lo rebota en la polla mucho más grande de otro hombre.

 
            Y en estas otras fotos  veo su maravilloso culo mientras chupa la polla que se va a meter entre las piernas. 

            Ese culo, que una vez guardé celosamente de las miradas de otros hombres, ha pasado desde entonces por más de unas cuantas habitaciones de hotel anónimas, y le han tocado más de uno y más de dos.
            ¡Ironías del destino!


viernes, 4 de agosto de 2017


           Cosas de un Macho Corneador:
                   A PELO

Tomar la decisión de que la esposa folle a pelo es un hito especial en un matrimonio cornudo.
 

El marido contacta conmigo, me propone follar a pelo con su esposa y quedamos en un club. Con esta decisión ella me da toda la exclusividad sexual. La pareja confía en mí y yo confío en ellos.

         Con este compromiso la esposa va a ser una de las pocas mujeres que sienten mi semen caliente dentro de ella, y su marido cornudo puede estar satisfecho de que ella va a ser servida con calidad y con cantidad.

         No sé cuáles son las circunstancias ni las motivaciones de esta pareja. A lo mejor quieren un bebé, el marido no puede y me lo encargan a mí. Yo estoy listo. A lo mejor ella es la que quiere el bebé y el marido no sabe nada, para este caso también estoy listo.
         O a lo mejor el marido quiere sentir más y mejor los cuernos y eso lo consigue viendo y limpiando de semen el coño de su esposa. Para esto también estoy listo.

sábado, 29 de julio de 2017

¿QUÉ HACER SI TU ESPOSA SE VA DE VACACIONES CON SU AMANTE?
 
Si la esposa se ve siempre con el mismo hombre, si tiene un amante fijo, es inevitable que uno de ellos quiera hacer un viaje con el otro. Hay dos maneras en que esto puede hacerse. O te vas con ellos, o te quedas en casa.
Te vas con ellos.
Estas pueden ser las vacaciones más incómodas de tu vida. Como estás lejos de casa y no os conoce nadie tu esposa no tendrá inhibiciones de ser vista en público con el otro hombre. Si estás con ellos mientras están en público, a los ojos de todos parecerá que son una pareja y tú eres su único amigo.
 
Pueden ser unas vacaciones donde pasas mucho tiempo solo. La mayoría de los hombres casados ​no van de vacaciones solos desde hace mucho tiempo, por lo que no sabrás que hacer.  Además, la última vez que fuiste de vacaciones solo, tu objetivo principal era probablemente para conocer a otra mujer. Ese no es el caso esta vez.
 
Casi siempre estarás de mirón viendo como disfrutan. Si eres un cornudo mirón disfrutarás un montón, pero también tendrás celos y sentimientos de angustia.
Te quedas en casa.
 
Esta es una experiencia completamente diferente para ti. Los dos vais a estar separados por varios días, tal vez por una semana, y a lo mejor hasta tenéis poco contacto telefónico (especialmente si ellos viajan a otro país). Esta situación supondrá un nuevo nivel de angustia y de otras emociones para ti.
 
La ves hacer su maleta, emocionada de estar a solas con él por más de unas pocas horas. Te preguntarás nerviosamente qué va a pasar entre ellos. Hasta ahora ella le ha visto en un hotel o en otro lugar y como mucho han pasado la noche juntos, pero ella siempre ha vuelto contigo. En estos días esto no ocurrirá y posiblemente hará que te plantees todo tipo de preguntas en tu cabeza. Sobre todo, habrá una pregunta fundamental: ¿Y si esto se convierte en algo más que solo sexo entre ellos?
 
Después de que se vaya te quedas solo. Solo para pensar, solo para preocuparte, solo para aburrirte, solo para contemplar tu relación de cornudo, solo para preguntarte qué puede suceder en el futuro.
 
Pasan los días, uno por uno. Intentas ocuparte en cosas para desviar tu mente de lo que podría estar haciendo con él. El tiempo se ralentiza.
 
Ella finalmente regresa a ti, y tú la reclamas de nuevo como tu esposa. Se siente tan bien en tus brazos. Ella parece tan refrescada, tan feliz, y ella está emocionada de verte una vez más. La energía positiva y el amor entre tú y ella muy bueno, y olvidas toda la incertidumbre que tenías mientras ella se fue con él.


miércoles, 26 de julio de 2017

PLANES PARA LAS VACACIONES
         Ya estamos en el verano y ya llegan las vacaciones. Es la época ideal para exhibirse, desinhibirse y hacer locuras. ¿Qué pensamos hacer estas vacaciones mi marido y yo? Pues como nuestros hijos se van con los abuelos y nos quedamos solos en casa y luego nos vamos solos a la playa, podemos hacer todas las locuras que queramos y que nos apetezcan.
         Desde luego que en la playa voy a utilizar mis bikinis pequeñitos y transparentes. Me encanta provocar a los hombres y que miren, y que se tengan que tumbar boca abajo porque se les ponga la polla tiesa.
 

     Pero no solo los utilizaré en la playa. Con eso de que es verano y hace calor, también los utilizaré en casa, sobre todo cuando vengan a comer nuestros amigos, tanto los fijos como los ocasionales.
 
 
         El año pasado estuvimos en una playa nudista. Lo pasamos estupendamente y este año quiero repetir. Me resultó muy agradable la sensación de bañarme desnuda y ver como los hombres me miran el coño. Procuro tumbarme de forma que se me vea bien. Pero follar allí no entra en nuestros planes, hay demasiados mirones Pero ¡quién sabe!
 
Como en el lugar donde vamos no nos conoce nadie de nuestra ciudad, procuro vestir de la forma más provocativa posible. A mi marido le encanta que salga exhibiendo mi cuerpo, y a mí también me gusta exhibirle a todas horas.
 
         Es obligado salir de marcha todas las noches, con mi marido o sin él. Este año intentaré salir por las noches sin ropa interior, sobre todo sin bragas. El año pasado pensé en hacerlo, pero luego no me atreví. Este año quiero conseguirlo y también atreverme a mostrar el coño más o menos discretamente. Ya os contaré si lo consigo.
 
 
         Para estas salidas nocturnas me pondré mi ropa más atrevida y creo que follaré una noche sí y otra también. A mí me gusta mucho ligar y a mi marido mirar como lo hago. El estará conforme con lo que haga. Si a los machos con los que esté no les importa, estará mirando como follo, sino se quedará en el hotel o en el club esperando que regrese.

         En esta época de vacaciones procuro pasar la noche fuera: cenar, bailar y luego ir al hotel a follar sin prisas. Si él viene pues ya ve lo que pasa, sino le tengo informado con mensajes y fotos para que vea lo bien que se lo está pasando su mujercita.
 
Y como vamos a estar solos en casa, y también de vacaciones, seguro que recibimos a algún amigo para que venga a cenar y luego se quede a dormir y a desayunar por la mañana.
 
         En definitiva, espero pasar unas vacaciones golfas, exhibiéndome mucho y follando mucho. Y mi marido encantado de que le ponga unos buenos cuernos, cuanto más grandes mejor.
         Y vosotros ¿qué planes tenéis para las vacaciones?


domingo, 23 de julio de 2017

jueves, 20 de julio de 2017

MOMENTOS DUROS PARA MÍ
            Cuando mi esposa jode con otro hombre hay momentos que son duros de ver para mí, aunque ya la haya visto muchas veces jodiendo con otros. Cuando se la meten, o cuando ya se la tienen metida,  no es lo más duro de ver aunque pueda parecer que sí.
            Lo más difícil para mí es ver los momentos previos a cuando empieza a follar.
 
            Verla con él, ver como la toca por primera vez. Ver cómo le quita la camiseta. Verla de pie delante de él en ropa interior, obediente y ansiosa.


 
 Ver cómo le quita el sujetador y lo arroja a un lado. Cómo sus manos acarician sus pechos, explorándolos. 
            Y como sus dedos se deslizan en la cintura de sus bragas, y las deslizan suavemente por sus muslos.
            La veo allí con él, vulnerable y expuesta, presionando su cuerpo desnudo contra el suyo. La cama del hotel a pocos metros de distancia, lista. Y ver como los dos se van hacia ella.

 
            Y los besos. ¡Oh mierda, los besos! No tanto él besándola, sino los dos besándose apasionadamente,  llenos de  entusiasmo por lo que está por suceder.

 
            Me encuentro tremendamente celoso en esos momentos. No celoso de ella, sino celoso de él por lo que está a punto de experimentar y por lo que está disfrutando de mi esposa.