martes, 17 de julio de 2018


LA ANGUSTIA DEL CORNUDO
 
         En la casi totalidad de las relaciones cornudas hay un componente de celos que muchos llaman angustia y que definen como una sensación de vacío en su estómago. En esos momentos muchos cornudos nos hemos preguntado si no hemos cometido algún error.
       Hay momentos, sobre todo al comienzo de las relaciones, en que las inseguridades salen a la superficie, y uno se pregunta a veces qué monstruo se ha desatado. Nuestra esposa está disfrutando de su nueva libertad, y ella se está moviendo a un ritmo que de repente te das cuenta para el que tal vez no se está preparado.

 
         Hay momentos en que estoy solo en casa, esperando que vuelva de joder con su amante. A veces espero muchas horas, incluso toda la noche. Mi mente está imaginando lo que está haciendo en esos momentos. Me la imagino con la polla del macho bien metida dentro de su coño, y puedo ver su cara con una expresión que probablemente no tenga conmigo. Tal vez ella está teniendo el mejor sexo de su vida.  Mi mente da vueltas y vueltas y siento la angustia en mi estómago. Pienso que el sexo no es tan bueno cuando lo hace conmigo y que a lo mejor se está enamorando de él. Tal vez esté comparando sus sentimientos por él con sus sentimientos por mí. Tal vez me deje por él. La angustia se desarrolla a un nivel que me parece casi insoportable.

 
         En otras ocasiones estoy junto a ella mientras está follando con otro. La veo como jode, y veo como la jode el macho con el que está. Veo la polla que tiene entre las piernas y veo su tamaño y su resistencia para estar mucho tiempo tiesa. Veo como el cuerpo de mi mujer reacciona con el de él, de forma que nunca ha reaccionado conmigo. Veo su mirada mientras agarra la polla y se la lleva hacia la entrada de su coño. Es una mirada casi de aspecto animal, primitivo. Empiezo a sentirme mal como hombre, y me pregunto si alguna vez me ha mirado de la misma manera. Sé que la polla es lo único que le importa en este momento. Yo puedo ser su marido desde hace muchos años, pero ella sólo tiene una cosa ahora mismo en su mente, que la folle esa polla. Entonces siento el dolor sordo de la angustia que está creciendo en mi estómago. Miro como su cuerpo se estremece en cada ola de su orgasmo, elevándose. Nunca he visto a mi mujer así. Sé que ahora pensará que el sexo conmigo nunca será tan bueno como el sexo con él. La angustia se desarrolla a un nivel que parece casi insoportable.
 
Afortunadamente, la angustia no dura mucho tiempo. Se apaga, y vuelvo a la realidad de que a pesar de ser un cornudo, soy su cornudo. Ella todavía me ama más que nada, y él amante nunca podría quererla de la manera que yo la quiero.
 
Y esta angustia que es tan intensa en los comienzos de la vida cornuda va poco a poco disminuyendo y da paso a una gran confianza en la pareja y a un mayor y más intenso disfrute de los cuernos.

jueves, 12 de julio de 2018


VIENDO COMO SE CORRE CON OTRO HOMBRE
           La primera vez que ves a tu esposa follar con otro hombre, ¿te sientes un poco incómodo o celoso? Después de los años que llevas de matrimonio, ¿sabías perfectamente cómo se mueve el cuerpo de tu esposa cuando se está corriendo, o no?

 

Es bastante humillante ver a tu esposa follar con otro hombre por primera vez. Tienes una perspectiva diferente, ya que no estás participando. Entonces ves las expresiones faciales, los movimientos del cuerpo que no habías visto antes.
 

Comienzas a preguntarte si sus orgasmos son tan intensos contigo. Pero no le preguntes después, cuando estáis solos, porque te garantizo que te mentirá si son más intensos que contigo.

 

Lo mejor que se puede hacer es pensar en el hecho de que ella está recibiendo mucho placer, y tratar de no centrarte en el hecho de que no eres tú el que se lo está dando. Es muy buena cosa pensar en que eso es lo que vosotros habéis querido y que su placer también es para ti, pues verla así es lo que tú, como buen cornudo, deseas.




domingo, 8 de julio de 2018


EL PODER NO UTILIZADO ES PODER PERDIDO
¡Ser la esposa de un cornudo es ser poderosa!
¿Qué otro estilo de vida te permite controlar completamente a tu marido tanto que nunca está totalmente satisfecho y siempre quiere más?
 
Nosotras controlamos nuestra vida sexual, nuestro matrimonio y a nuestros maridos. Lo hacemos usando el poder que viene de ser la esposa de una pareja cornuda. Las mujeres que no ponen los cuernos a sus esposos no tienen nuestro poder.  Cada pareja no está cortada para este estilo de vida. Las parejas que no están en este estilo de vida comparten su poder por igual, o el marido tiene el control. He dicho que tenemos poder, pero eso significa que hay que usarlo. Si no se usa, se pierde.
 
 Nuestro esposo espera que nosotras veamos a otros hombres. Si no lo hacemos, se sentirá frustrado. Él se arrepentirá de su decisión de estar en el estilo de vida cornudo con una esposa como la que tiene. Él se siente frustrado porque su esposa no hace lo que se comprometió a hacer. Él se resistirá a cualquiera de sus esfuerzos para controlarlo (o su vida sexual). Una esposa no puede estar contenta con sólo tener el poder. Hay que usar ese poder, o se perderá.
 
Parte del poder de una esposa proviene de las burlas que le hace a su marido acerca de ver a otros hombres. Parte de nuestro poder viene de ser la fuente de su alivio, después de ver a otros hombres. Pero la mayor parte de nuestro poder proviene del hecho de que VEA a otros hombres.
 
Él nos adora por eso. ¡Así que hay que ver a otros hombres!
Si no se hace, perderemos poder y todos los beneficios y el control que le da. ¿Por qué dejar que eso suceda? Después de todo, el uso del poder trae placer, nos hace sentir mejor y hace que nuestra vida mejore. ¡Así que a usarlo! O se ejercita a menudo o se arriesga uno a perderlo.

martes, 3 de julio de 2018


MUCHAS PAREJAS LO ESTÁN CONSIGUIENDO
 
Si se entra en muchas páginas y blogs cornudos o de intercambio de parejas se puede empezar a pensar que todas las parejas casadas están en este tipo de vida y que tienen una vida sexual mejor que la tuya. Tal vez te recuerde a esa fiesta en la que no te invitaron a la escuela secundaria, donde todos jugaban a girar la botella sin ti. Supongo que, para alrededor de la mitad de todas las mujeres casadas, su marido es realmente la última polla que alguna vez tendrán. Sin embargo, esa conjetura se debe principalmente a las altas tasas de divorcio y algunos engaños. Me imagino que sólo un porcentaje muy pequeño de parejas la esposa utiliza otra polla con el consentimiento del marido mientras él mira o se une. Incluso si el número de swingers y de parejas cornudas es sólo el 1 por ciento de las parejas casadas, todavía estamos hablando de miles y miles de parejas.
 
 Sé que muchos me dicen que trato de normalizar este estilo de vida con mi blog, pero realmente conozco a unas cuantas parejas que les gusta jugar de esta manera. Sin embargo, la realidad es que la inmensa mayoría de las parejas nunca entrarán en este tipo de vida. En lugar de tratar de convencerte de que todos tus vecinos lo están haciendo (lo que simplemente no es cierto) prefiero tratar de convencerte de que los pocos que son parejas cornudas, son sólo personas normales. Estas parejas no suelen tener tatuajes de reina de espadas ni tiempo para coger un macho diferente cada noche. Son exactamente como tú y tu esposa, la única diferencia es que no guardan secretos.
 
 Hay un nivel de intimidad que nunca podrás alcanzar con tu pareja a menos que seas capaz de decirle con claridad lo que te gusta y te apetece. Si realmente te ama, tu esposa encontrará una manera de hacer que suceda algo que realmente fortalezca tu vida sexual. Imagina el nivel de intimidad que lograrías si no tienes que borrar tu historial de búsquedas cada vez que salgas de tu ordenador y en vez de castigarte cuando vea lo que estabas navegando, tu esposa te proporcione la fantasía exacta con la que estabas soñando ¿Imposible?
 Nadie tiene porqué tener miedo de hablar y expresar los deseos y fantasías más íntimas. La cuestión está en empezar a hablar. Hay parejas que se quieren mucho, que están casados y tienen una apariencia y un comportamiento normal y que han sido capaces de hablar y empezar a actuar de forma que los dos obtienen mucho placer. Cuando uno realmente quiere una cosa, casi siempre se es capaz de conseguirlo.
 
Sólo para ser claro, se puede tener "la charla" con la esposa, pero todavía puede no conseguir lo que quiere. Ser cornudo, no está al alcance de todo el mundo, pero si no se intenta nunca se conseguirá.

 

viernes, 29 de junio de 2018

martes, 26 de junio de 2018

LIBERACIÓN A TRAVÉS DE LOS CUERNOS
Leo que la catarsis es "Una purificación de las emociones principalmente a través del arte. Una purificación que produce la renovación espiritual o la liberación de la tensión”.  Después de leer esta definición se hizo evidente para mí que muchos de nosotros experimentamos una catarsis o liberación a través de los cuernos.
 
         Tanto el cornudo como la esposa, e incluso en menor grado el toro, experimentamos una catarsis cuando estamos involucrados en los cuernos. Para la esposa y el cornudo es claramente una liberación de tensión en dos niveles; para la esposa es cuando llega al orgasmo con su toro, y para el cornudo que es más una liberación espiritual o emocional de dejar de lado las preocupaciones y responsabilidades del mundo y por un corto tiempo poder estar cerca de su esposa o novia y compartir su fantasía más secreta.
 
La catarsis que todos pasamos con las relaciones cornudas es increíble. Con mi esposa me he dado cuenta de lo importante que ella es en mi vida. Yo sé que ella me ama con todo su corazón y alma y no está por ahí en busca de otra persona a pesar de que es posible que tenga de vez en cuando otra polla metida en su coño.
 
           Eso significa mucho. Lo liberador con mi esposa es saber que tanto a la brillante luz del día o en la oscuridad de nuestro dormitorio puedo desnudarle mi alma y decirle mis más profundas y oscuras fantasías y que soy aceptado, alentado y amado y que nunca me rechaza ni me recrimina acusándome de no amarla como consecuencia de mis apetencias y fantasías. La catarsis o liberación a través de los cuernos es una de las más efectivas. Es magnífica si se deja que siga su curso. Se llega a una renovación espiritual y a una total liberación.


sábado, 16 de junio de 2018

IMÁGENES
 
            Mi esposa tuvo especial cuidado en mostrar a su jefe la parte superior de sus medias. Menos de una hora más tarde él ya se había corrido dentro de su coño. Algo después yo estaba limpiándola con mi lengua. Fue la primera de muchas limpiezas que la hice.
Pero… he llegado a la fiesta con mi marido.
          Bueno… no importa que se entere. En realidad, le gusta que folle con otros...

            En el momento en que ella le permitió que pusiese su mano sobre su coño y empezase a acariciarla, supe que estaba lista para joder y que mis cuernos iban a crecer no tardando mucho.

            Muchos cornudos sueñan en limpiar la leche que sale del coño de su esposa. Pero no se necesita un toro en su vida para comenzar a saborear el semen fresco que se escapa del coño de su mujercita. Hable con su esposa acerca de sus fantasías. Conozco hombres que se corren en su esposa y luego la limpian con la lengua. Y algunas mujeres le cuentan sus amigas todo esto. Eso lo hace más caliente cuando usted y su esposa se encuentran con ellas y ambos saben que ellas lo saben.

Esta es a menudo mi perspectiva como cornudo, una vista preciosa y excitante. Hay algo erótico y mágico en ver las nalgas de mi mujercita bien abiertas, y la polla bien tiesa de otro hombre metiéndose por el interior de su coño. Y es fascinante ese vaivén de uno y de otro para rozar bien el coño con la polla y la polla con el coño y llegar así a un orgasmo increíble.

            La espera en casa a que vuelva mi esposa de su cita es un poderoso afrodisiaco.  En el momento en que escucho la llave en la puerta, entro como en otro estado, el estado cornudo.  Es como el despertar y ver que lo que estaba soñando se ha hecho realidad.