martes, 28 de abril de 2015

IMÁGENES
  
         Muchos hombres, yo diría también que muchas parejas, desearían pasar así las noches del sábado. Algunos tenemos la suerte de pasarlas de esta manera, otros se quedan con las ganas porque no se atreven a decir a su pareja cuáles son sus verdaderos deseos.

         Con qué cara de placer empieza este cornudo a quitarle las bragas a su esposa. Este acto supone dejar libre el camino para que el hombre que han seleccionado tenga acceso libre a su delicioso coño. Él la mira satisfecho, ella le mira sonriente, y  uno al otro  se muestran su cariño a la vez que ambos van a comenzar su disfrute. Disfrutes diferentes pero disfrutes en definitiva.


         Para mí uno de los grandes placeres como cornudo es ver al macho que jode a mi esposa vaciar sus huevos en su coño. Este es el momento cumbre de toda la jodida. Veo su polla y sus cojones bombear y bombear su leche en su coño. Cuando él saca  su polla le leche empieza a escurrir. A mí lo que más me gusta es meter mi polla en ese coño lleno de leche; a otros lo que más les gusta es lamerle y dejarlo limpio. Cualquiera de esos placeres es un auténtico placer de cornudos.  



        Esta mujer me recuerda lo mucho que me gusta ver a mi mujer con las piernas bien separadas, mientras que otro hombre se la está metiendo. Cuanto más abiertas tiene las piernas, mejor es la vista de la polla entrando en su coño y muestra lo mucho que le gusta tener una polla dentro. En ocasiones la agarra con verdadera ansia.



        Es muy emocionante para un cornudo ver como su esposa folla con otro hombre. Cuando veo esto, la polla se me pone tiesa y dura. Esto es lo que los cornudos queremos, lo que deseamos ver. Queremos ver a nuestra mujercita, oírla, saber que otro hombre está haciendo que se sienta bien por todo su cuerpo, pero sobre todo en ese lugar especial entre sus piernas, pues es ahí donde su amigo y su polla están haciendo que ella disfrute.


        Esta posición es una de mis favoritas.  Como cornudo este es un momento maravilloso. Estoy bajo el  coño de mi esposa y veo como una polla larga y dura sale un poco y vuelve a entrar hasta los cojones una y otro vez. Veo como hay momentos en que, con toda la polla dentro, el macho empuja un poco más, como intentando meter también los huevos en el coño. Veo el coño húmedo, lo huelo, y a veces hasta siento como cae alguna gota. Realmente esta posición es para mí como estar en el cielo de los cornudos.


        ¡Qué bien se siente un buen marido cornudo cumpliendo sus sueños y siendo el hombre que está de pie acariciando su polla mientras ve a su esposa jodiendo con otro hombre! En esos momentos el cornudo está en su elemento, está haciendo lo que más le gusta, la esposa también, así como el macho que la monta. ¡Cuánta gente disfrutando!

miércoles, 22 de abril de 2015

¿CORNUDO DESDE CUANDO?
            Cuando hablo de cornudo no me estoy refiriendo al marido cuya esposa tiene un amante y se acuesta con él sin que el marido lo sepa. Me estoy refiriendo al marido que sabe, consiente y anima a su esposa a que folle con otros hombres. Este tipo de marido es al que hoy en día se nos llama cornudo.
 


Esta pareja se acaba de casar. Pero en la foto siguiente vemos como la esposa está montando a otro hombre y no parece que esté pasando un mal rato. ¿Cuándo se ha hecho esta segunda foto? ¿En la noche de bodas? ¿Unos pocos días después? ¿Algunos años después?
            Puede ser que cuando eran novios ya fuesen una pareja cornuda, y la noche de bodas decidieran celebrarla de la manera que a los dos más les gusta: la mujer jodiendo con otro, el marido mirando y luego metiéndosela él a su mujer. Es un magnífico regalo de bodas y el comienzo de una maravillosa luna de miel, pues es de imaginar que el “amigo” les acompañará o si no irán a un lugar donde haya abundantes machos que puedan joder a la esposa.


   
Puede ser que la foto se haya hecho unos días después, pues la pareja, cornuda ya en su noviazgo, ha querido ser tradicional en su luna de miel y la mujer solo ha follado con su marido.


Pero después de ese breve intervalo de tiempo, la pareja ha vuelto a disfrutar con un tercero, ella sintiendo su polla dentro y él viendo como le entra a su esposa la polla del otro.

Puede que la foto se haya hecho unos años después de la boda. El marido ha contado a su esposa sus secretos deseos de verla follando con otro, ella lo ha pensado durante un tiempo y ha accedido a este nuevo tipo de relación. Después de las primeras experiencias, llenas de dudas, los dos han entrado en una nueva relación más sincera y más llena de confianza del uno en el otro. ¡Ah! Y el disfrute sexual de ambos ha aumentado mucho, muchísimo.


 

jueves, 16 de abril de 2015

IMAGENES

        Un marido ha hecho esta fotografía del coño de su esposa chorreando la leche que le acaba de echar la polla de su amigo.  Muchas personas dicen que esta imagen es abominable (a lo mejor piensan en secreto otra cosa), y otros decimos que es una imagen maravillosa, pues sabemos y entendemos el gran placer que ha experimentado el cornudo marido. Es el mismo placer que experimentamos nosotros cuando vemos así el coño de nuestra mujercita.




Es un verdadero suplicio o tortura tanto para el amante por no dejar metérsela como al marido porque no llega a ver como se la meten.




Esta foto que está hecha en un lugar de masajes. ¿Quién la ha hecho? Lo más seguro es que haya sido el marido. Ha visto como untaban todo el cuerpo de su esposa con aceite de masaje, como las manos de masajista han recorrido todo su cuerpo y ahora la está dando el masaje final en el interior del coño. Ella parece muy  relajada, pero tendrá un subidón de adrenalina para luego quedarse totalmente tranquila. A lo mejor el masaje le ha sentado tan bien que mañana repite.



Esta foto es el comienzo de un buen revolcón. ¿Esta pareja se acaba de conocer? ¿O son amigos desde hace tiempo? ¿Por qué tiene ella una teta fuera? ¿Se han estado morreando y él le ha tocado y sacado una teta? ¿Por qué ella no se la ha tapado? ¿Para seguirle excitando? ¿Para qué lo vea el cornudo marido y así se excite más? ¿Qué estará pensando el marido y que respuesta dará a estas preguntas? No lo sé, pero seguro que se lo está pasando de puta madre; esta es una situación ideal para un buen cornudo mirón.


Esta imagen puede corresponder a la fantasía favorita de un cornudo que no se atreve a decírsela a su esposa  o a su sueño hecho realidad. ¿Qué preferirá el cornudo?: ¿la fantasía o la realidad?

lunes, 6 de abril de 2015

POLLA TIESA EN LA PLAYA
Cosas de la Esposa

Cuando estoy en la playa nudista con mi “amigo” (no me gusta llamar novio a un hombre con el que jodo habitualmente),  se le pone la polla tiesa, y se queda en una posición en que es claramente visible para todo el mundo, disfruto muchísimo.



Para mí es casi un motivo de orgullo mostrar la buena polla que me voy a meter. Es una muestra de “mi buen gusto”. Y me gusta mostrarla tanto a hombres como a mujeres. Es una señal de que estoy buena, de que estoy apetecible sexualmente, pues a mi “amigo” se le pone la polla tiesa solo con rozarme un poco (bueno, yo también le rozo a él)  y por imaginarse lo que va a venir después.


También me alegro en esta situación por mi marido. Él está cerca, a veces al lado, y ve como mi amigo me acaricia, y como la polla le crece y se le pone dura.  



Cuando lo hemos comentado ya en casa,  me habla de la enorme excitación que siente imaginando lo que con toda certeza va a pasar: que me van a meter esa polla y a lo mejor hasta me la mete en la playa, que es lo que ya ha ocurrido otras veces.
  


Pero en la playa siempre me la ha metido por detrás, tal como se ve en la foto. Es como si allí no me la pudiera meter en otra posición. ¿Por qué será? ¡A lo mejor es para que no se me llene el coño de arena!

jueves, 2 de abril de 2015

IMÁGENES
 
¡Qué orgullosos están muchos cornudos de su pequeño pene y de cómo este les ha hecho vivir la maravillosa experiencia de tener unos buenos cuernos!


 Las puestas de cuernos nunca son algo monótono. Cada vez que la esposa jode con un hombre nuevo, creará un recuerdo para toda la vida.




Hay situaciones que van a llevar a una conclusión lógica e inevitable. La mujer lo sabe, el marido también, pero la pasión y la emoción, en esos momentos, no tiene precio. El disfrute tampoco lo tiene.


Un marido en esta posición, una esposa y un macho que se la está metiendo a la mujer del cornudo es, para algunos, el no va más de los cuernos y el punto más alto de la excitación sexual. ¿Cuál es su opinión?



Hay momentos en que el coño de mi esposa se aferra a la polla que le están metiendo, es como si la apretara. Esos son momentos de máximo placer para todos y nunca interrumpo para que tantísimo placer siga su curso natural.



El estilo de vida cornudo es inimaginable para los que nunca lo han probado. Los momentos de las puestas de cuernos son una mezcla explosiva de deseo y angustia al mismo tiempo. Una vez que se ha vivido es casi imposible de abandonar.