sábado, 27 de febrero de 2016

JODER EN EL ASIENTO TRASERO
COSAS DE LA ESPOSA

He jodido de nuevo en el asiento trasero de un coche y me ha encantado.
Follar en un coche puede ser agobiante e incómodo pero para mí es divertido. Para mí es muy sexy y me excita mucho!

 

Joder en un coche tiene mucho atractivo para mí. Me siento como que estoy en mi primera juventud, explorando mi sexualidad recién descubierta con otra persona. Es novedoso y diferente y casi siempre el resultado de la espontaneidad. ¡Me encanta ser espontánea!


Me encanta toda la experiencia de entrar en un coche con alguien. Incluso me encanta caminar por el estacionamiento en  dirección al coche. Sólo eso puede ser emocionante y producirme  un hormigueo que llega hasta mis dedos de los pies.


¡Es todo tan excitante¡ Entrar en el coche juntos, colocarnos en los asientos, cerrar  y bloquear las puertas, buscar a tientas la forma de quitar la ropa. Moverse, colocarse hasta encontrar una posición adecuada, tocar, chupar, besar, colocar la polla a la entrada del coño, follar, correrse.


La jodida es siempre intensa, y por lo general breve. Las ventanas se empañan. Nuestros gemidos pueden escapar, dando lugar a la posibilidad de que alguien nos escuche y venga a  investigar. ¿La idea de que nos pillen jodiendo lo hace más emocionante? Quizás. ¿Qué haríamos si viésemos a alguien espiando? No lo sé. Pero la idea de que podría suceder hace que me muerda el labio, obligándome a gemir más tranquila.



La última vez que he follado en un coche duró veinte minutos. Me quité la blusa, me subí la falda y me quité las bragas. Me senté sobre su polla y nos estuvimos restregando.  Me recosté en el asiento y abría mis piernas. Él apoyó los pies, guió la polla con su mano y me jodió casi en silencio, gruñendo y respirando en mi oído mientras se movía. Yo me he corrido o varias veces antes de que él lo hiciese.



Cuando terminó, yo estaba ya tranquila. Fue perfecto. Perfectamente excitante e intenso. Nos vestimos e hicimos planes para vernos de nuevo. Probablemente sea en su casa o en la mía. Pero me gustaría volver a hacerlo en un coche amplio. Es algo que me encanta. Quiero seguir haciendo esto de vez en cuando.

domingo, 21 de febrero de 2016

PREPARAR LA POLLA DEL MACHO



No es raro que en una relación cornuda en algún momento surja esta cuestión para el marido ¿estás dispuesto a preparar la polla del macho que va a joder a tu esposa? Aquí es donde el cornudo deja al macho listo para su mujer, bien sobando la polla con la mano o con una mamada, pero seamos sinceros, probablemente no será un trabajo con la mano.


 Este es uno de los posibles pasos que un cornudo sumiso debe dar, todo está en función del acuerdo al que hayan llegado la pareja sobre lo que debe hacer y no hacer cada uno de ellos.
 Hay parejas en las que el marido lame el coño y la polla del macho mientras ambos están jodiendo;


Otras en que lame la polla del macho cuando se ha corrido y la deja limpia para a continuación  también limpiar el coño, y otros en que el macho da por culo al marido cuando ha terminado con la esposa o antes de empezar con ella. ¿Están de acuerdo los dos? ¿Eso les place? ¡Pues adelante!


He chupado la polla del macho porque ella me lo pidió y tengo que decir que es una sensación increíble. Mi mujer se excita muchísimo viendo como chupo la polla de otro hombre que pronto estará en el fondo de su coño.



Como cornudo que soy considero que es un deber para con mi esposa y lo veo como un placer que le estoy proporcionando, ¡y eso es de lo que se trata con todo esto!

miércoles, 17 de febrero de 2016

CUERNOS EN ALABAMA



Me gustan especialmente las páginas web donde aparecen cornudos reales dando la cara y diciendo claramente: “A nosotros nos gusta esto”



Esta mujer es una mujer real, similar a nuestras esposas y que está buenísima para joderla.

A nuestra querida amiga le gustan las pollas negras. Tiene la suerte de vivir en Estados Unidos, en Alabama, y allí es fácil, muy fácil encontrar buenos machos con buenas pollas de color oscuro.



Eso sí, nuestra amiga tiene buena capacidad para tragarse casi toda la polla, y eso que no es pequeña precisamente.


Ya desnuda, se tumba y le da una última lamida con la boca a la polla que tanto le atrae. ¿Os imagináis como tiene que estar el cornudo marido? ¡Más contento que unas pascuas por lo que está viendo y por lo que seguro que va a ver!


El macho que la va montar sabe lo que se hace. Primero la empieza a chupar los pezones, a mordisquearlos….


… al tiempo que la toca el coño. Nuestra amiga no anda mirando a su marido. Cierra los ojos y se concentra en las sensaciones que está sintiendo.



Y el macho baja a comprobar cómo está el coño de sabor. Lo prueba, lo lame un poco y cuando está “al punto” hace lo que se hace en estas ocasiones:



¡Meter la polla en ese coño baboso, dilatado! Coño que en estos momentos lo único que quiere es una gran polla, una polla que le llene a lo largo y a lo ancho. Y el marido no mete la polla, pero la tiene que le va a reventar de lo tiesa y dura que está, como tiesos y duros están los cuernos que en estos momentos le están creciendo y que con tanto orgullo lleva.
Nuestra amiga es una hembra fogosa. Después de un primer polvo va a por el segundo, pero esta vez en otra posición.


Y esa buena polla negra de Alabama le entra y le entra hasta el fondo…


… y según le entra el cornudo marido siente de nuevo placer. El placer de ver como se llena el coño de su esposa con una polla y volver a sentir el crecimiento de sus cuernos.


¡Qué bien la está jodiendo este macho! ¡Qué enorme placer nos está dando a ambos! Piensa el marido.


Y al igual que cuando folló anteriormente en la posición del misionero, nuestra amiga se concentra en la polla que le está llenando el coño, en las sensaciones que siente cuando le golpea en lo más hondo.


Y su marido la mira y la mira y piensa en cómo el macho se la está metiendo hasta los huevos y como ella disfruta. Y toda esta visión le encanta al cornudo del marido, …

… pero el encanto llega al máximo cuando cambia de posición y ve el movimiento de la polla y los cojones en el coño de su esposa.
            ¡Qué enorme placer sentimos los cornudos cuando vemos jodiendo a nuestra esposa! ¡Es un placer único pero repetible! ¡Sí, es un placer que se repite  cada  vez que nuestra esposa vuelve a follar!

lunes, 15 de febrero de 2016

¿QUÉ PIENSAN LOS VECINOS?
Ser un cornudo es una cosa normal para nosotros y lo aceptamos con toda naturalidad en nuestra relación con los machos que follan con nuestra esposa y en algún círculo muy íntimo de amistades, algunas de las cuales también están en el mundo de los cuernos. ¿Pero qué sucede si la esposa ya no quiere mantener el secreto entre las cuatro paredes de la casa?


Ella decide que va a salir con su amante pues quiere pasar más tiempo con él. Ella dice que es solo una relación de amigos y que aún le ama (al marido o novio). Comienza inocentemente reuniéndose el sábado por la mañana para tomar un café, luego progresa a dos reuniones para el almuerzo o la cena, y luego comienzan a reunirse en un bar para tomar una copa después de cenar.


 Sus reuniones no son el problema, el problema es la aparición de su esposa o novia con otro hombre con tanta frecuencia que la gente se empieza a dar cuenta y  comienzan a hacerle preguntas.  Tú simplemente les dices que él es un "amigo del trabajo" o un "conocido de negocios" y que ella está trabajando.



Tú sientes rubor en la cara cuando intentas explicar la situación. Tú sabes que los vecinos le han visto entrar en su casa numerosas veces y que a los vecinos les encanta hablar y sobre todo de chismes. A tu esposa no le importa, ella sabe que para ti es una situación excitante y humillante, y que las dos cosas te gustan, y además a ella la situación realmente no le importa. Tú estás realmente avergonzado cuando un vecino o conocido te dice que vio a tu esposa y a él saliendo de un conocido lugar, intentas dar una tímida explicación y notas una sonrisa y como te miran como a un tonto.



Para los cornudos a los que les gusta la humillación es una situación ideal. Enseguida todos los vecinos y amigos saben que eres un cornudo consentidor. Ella quiere que todos sepan que te has convertido en un cornudo y que quede bien visible tu condición de tal. Es vergonzoso, humillante y castrante y  a la vez te encanta. Es un cambio en la relación de la pareja, un cambio en la base del poder, es una señal para todos los que os conocen y con los que os relacionáis.


Todos pasamos por la vida diciendo que no nos importa lo que piensen los vecinos, pero en realidad nos importa mucho lo que piensan. Los vecinos varones que han visto su cambio de una esposa normal a una esposa liberada  ahora están babeando por ella cada vez que la ven con su nueva ropa sexy que acentúan su hermosa figura y su sexualidad.


 Las mujeres del barrio miran hacia abajo cuando pasáis tú y tu esposa, pensando que ella es una puta y tú eres un cobarde cornudo,  pero ¡ah! si supieran la verdad, la verdad es que si fueran de sinceras y honestas como lo son ustedes dos, sus vidas podrían ser mucho más ricas y más felices.
Por ahora sin embargo tú sonríes  y aguantas. A ti te gusta y disfrutas de la humillación. Tú te sonríes a tí mismo y piensas, ¡a quién le importa lo que piensen los vecinos!

miércoles, 10 de febrero de 2016

PREPARACIÓN
En muchos sentidos es como cualquier otro día y él es como cualquier otro hombre que está esperando a que su esposa esté lista. Cada hombre nos puede contar una historia sobre la cantidad de tiempo que tarda su mujer y cómo él odia la espera hasta que ella está lista para  salir. Ella toma un largo baño mientras lee una revista. El sabe que  puede llevar mucho tiempo. Pero él es paciente y sabe que ella se enorgullece de su apariencia.

 

Él la mira cuando viene del cuarto de baño, desnuda o con unas pequeñas braguitas, luciendo su magnífico cuerpo. Ella se sienta y empieza a pintarse meticulosamente las uñas de los pies. Él puede oler su champú y sus jabones.




 El ve sus pechos y su desnudez y se excita.  Cuando se secan las uñas entonces es hora de volver al baño para peinarse y maquillarse.


 Luego viene su traje y ella se prueba varios modelos y juntos escojan el perfecto. Ella se desliza sobre un par de tacones para completar el equipo y uno enseguida se puede imaginar lo que lleva puesto de ropa interior.
Finalmente, después de lo que parece una eternidad está lista. Al llegar a la sala de estar, ella se inclina y lo besa en la mejilla. Antes de salir se mira por última vez en el espejo del pasillo.   Durante todo este tiempo ha estado preparándose para salir, no con su marido, sino con su amante.


 El suspira cuando  el auto se detiene en el camino de entrada y se pregunta cuánto tiempo pasará antes de que ella regrese y si todos los preparativos valieron la pena.

viernes, 5 de febrero de 2016

LOS CUERNOS COMO VENGANZA

Hay lugares donde la gente publica fotos o vídeos de su pareja desnudos o follando para vengarse de ellos cuando se ha roto su relación. Hay leyes en ciertos países que prohíben esta “porno venganza” pero hay muchas páginas web que se vanaglorian de exhibir “porno vengativo”. Esto es muy normal que lo hagan los hombres exhibiendo fotos de su novia o esposa.


Las mujeres no suelen hacer esto. Ellas suelen llegar al mundo cornudo a través de algún tipo de venganza. Es el caso típico de la mujer que pilla a su marido engañándola o mirando a escondidas publicaciones porno y como venganza decide “tomar el toro por los cuernos” y hacer de su novio o marido un cornudo de verdad.
Luego está la esposa que se entera que su marido la engaña y sin decirle nada decide entrar en el mundo de los cuernos para vengarse de él.



Estas relaciones cornudas están destinadas al fracaso. Simplemente porque se basan en la rabia y el odio en lugar de en el cariño y la comprensión. Para que una relación cornuda funcione bien tiene que haber amor, comunicación y sobre todo confianza.
Cuando una pareja comienza a tener problemas en su relación hay que tener cuidado si  se entra en el mundo de los cuernos. Entrar en este mundo para vengarse  es una receta segura para el desastre. Al final la pareja acaba separándose y casi siempre se escucha el reproche de la mujer: “Tú me engañaste primero, tú empezaste a mentirme”.


Cada vez que una persona hace algo por odio en lugar de por amor, con secretos en lugar de una comunicación abierta, por venganza en lugar de reconciliación, esa persona se hace un flaco favor a sí mismo y a sus seres queridos.
Bueno, se acabó el sermón por hoy.
¡Unos buenos cuernos a todos!