miércoles, 30 de marzo de 2016

COSAS DE LA ESPOSA: HAMBRE
Como mujer me gusta ser deseada y admirada. Me gusta disfrutar con hombres que están muy bien. Pero de nuestro estilo de vida cornudo lo que más me gusta es la forma que incita a mi marido. La forma en que se comporta. La forma en que disfruta. Mi marido me adora, me quiere y sé que puedo contar con él para todo.


Pero todo eso se vuelve aún más marcado cuando estoy viendo a otro hombre.  Cuando salgo con otro chico mi marido no puede tener todo lo que él quiera de mí, aunque disfrute mucho sabiendo o pensando en que estoy con otro. Y en esos momentos su amor y adoración hacia mí crecen.
Tengo una cosa que decir: ¡Me gusta eso!
Tal vez sea egoísta, pero me gusta ser capaz de activar ese flujo de emociones. Me hace sentir especial, viva, atractiva y necesaria. ¿Quién no quiere sentir eso?


Mi marido siempre me dice que soy especial, incluso cuando no estoy viendo a otros hombres. Sé que su amor por mí es real y profundo. Pero me gusta saber que puedo darle un impulso cuando quiera. Todo lo que tengo que hacer es llamar a un amigo y salir, o decirle que se vaya a su habitación porque he llamado a un amigo para echar un polvo.


Esto tan sencillo y tan fácil de hacer, provoca que él  se sienta bien y el efecto de ese bienestar dura días, a veces semanas. Él está aún más loco por mí. Me trata aún más como una reina y cuando vamos a la cama, me consume emocionalmente y físicamente. Me gusta eso. A veces lo necesito. Y a él le encanta.
Así que, ¿por qué no despertar su hambre de mí? Él tiene qué comer y a mí me gusta ser comida.  Es algo que funciona para los dos. 

sábado, 26 de marzo de 2016

IMAGENES


Esto es exactamente lo que muchas parejas hacemos. Esta es nuestra puesta de cuernos, este es nuestro disfrute. Mi esposa y su macho follando, sintiendo uno la piel del otro, sobre todo la piel de la polla y la del interior del coño. Yo con mi mano… Miro como se acarician, como se mueven, como jadean. En ocasiones me corro solo. Cuando el macho llena de leche el coño de mi mujercita ella se levanta y pone su coño encima de mi cara para que se lo limpie Ese es otro placer de los cuernos.



Otro hombre ha estado jodiendo con mi esposa y en un orgasmo increíble le ha llenado el coño de leche. He visto  como se contraían sus cojones y el eje de la polla latía. En el momento en que se ha retirado ha empezado a salir lentamente la leche. Es uno de mis momentos favoritos, es la culminación de los cuernos, es la constatación incuestionable que ha jodido con otro. A mí me encanta meterle entonces mi polla. Su coño tiene su baba y tiene sobre todo la leche de otro hombre. Todo está suave, lujuriosamente suave.



A uno de los machos  con los que jode mi esposa le gusta que me coloque cerca cuando mi mujer le chupa la polla. Quiere que vea como ella se la chupa y se la pone tiesa y dura para poder joder mejor. Para mí es muy excitante ver esto. ¿Y a que cornudo no le gusta verlo?





   Me encanta ir a un hotel con mi esposa. Yo asocio los hoteles con mi esposa y con mis cuernos y me excito.  Mientras esperamos veo a mi esposa tan cojonuda que rápido se me pone tiesa. Ya la veo disfrutando de la polla de otro hombre entre sus piernas. A mi esposa no le gusta que la esté viendo mientras folla y me deja fuera. La primera vez que ocurrió pensé que iba a estar celoso pero no fue así. Mi polla estuvo dura todo el tiempo, aunque en algunos instantes sentí una punzada de angustia que aumentó mi excitación total. Fue un momento magnífico, increíble. Realmente no entiendo bien por qué ocurrió y sigue ocurriendo. Y como sigue ocurriendo solo quiero que se repita una vez y otra, y otra… ¿A que es maravilloso?




Me veo totalmente reflejado en este dibujo. Me encanta y me vuelvo loco por cualquier olor de mi esposa. El olor de su cuerpo, de su sudor, cuando está excitada sexualmente entra por mi nariz, viaja por mi espalda y llega hasta mi polla. El olor de su coño está fuera de este mundo. Oler su coño, especialmente cuando acaba de estar usado, hace que mi polla se ponga al instante dura sin necesidad de que me toque ni de ningún otro estímulo. El olor de su coño usado me pone en mi situación real de cornudo y es un disfrute exquisito para mí. ¿No os pasa lo mismo a vosotros?

martes, 22 de marzo de 2016

¿DE DÓNDE VIENEN LOS CUERNOS?
         ¿Por qué nos gusta ser cornudos? ¿De dónde procede el origen de nuestros cuernos? ¿Quién o cómo se plantó la semilla de nuestros cuernos? ¿Está en nuestra educación? ¿Está en la vida familiar que tuvimos cuando vivíamos con nuestros padres? ¿Nos condicionó nuestra madre u otras mujeres (tías, hermanas, etc.) que vivían con nosotros? ¿Nuestros padres eran una pareja cornuda y nosotros lo hemos heredado?


         Las semillas también podrían haber sido plantados de otras maneras. Una novia que se burlaba de nuestra polla porque en nuestros primeros intentos teníamos eyaculación precoz y teníamos que pedir disculpas humildemente. Tal vez fue cuando los chicos se burlaban en la ducha al ver nuestra pequeña polla.  Tal vez fue que nacimos tímidos y sumisos.
Las semillas de los cuernos se pueden plantar de muchas maneras. Lo que realmente importa es que si por las circunstancias de la vida, esa semilla,  encuentra el terreno adecuado y empieza a crecer, podamos hacer que nuestros sueños y fantasías lleguen a ser realidades. Lo que no debemos hacer nunca es negar lo que nos gusta en la vida y aplastarlo e ignorarlo y llevar una vida “normal” como parece que la llevan las demás personas.


Al igual que un escritor, pintor, músico, etc. tiene talento para desarrollar sus facultades,  los cornudos tenemos un cierto talento para ser unos buenos maridos cornudos. Somos generalmente amables y leales, concedemos unas libertades que otros maridos no conceden y somos comprensibles con los fallos.

A medida que la semilla de cornudo crece en muchas ocasiones notamos cual es su origen y lo que eso ha llegado a ser para nosotros y lo que será para el resto de nuestra vida. Lo mejor es que esa semilla crezca sana y  en libertad. 

viernes, 18 de marzo de 2016

MIRADAS DE DESEO
Un hombre casado con una mujer atractiva que se viste un poco provocativamente siente rabia y celos cuando al salir a la calle nota como los hombres miran a su mujer. Pero la misma situación  cambia radicalmente si el hombre casado es un cornudo. La rabia se sustituye por la excitación y el deseo, y los celos continúan pero aminorados. Es muy emocionante para nosotros los cornudos ver como los hombres dirigen sus miradas a nuestra esposa cuando ella sale vestida provocativamente.


 Depende de lo provocativamente que se vista, las miradas pueden ir desde miradas sutiles a miradas descaradas o muy descaradas e incluso tal vez a decirle algo si va un poco separada de nosotros.
Todos hemos visto mujeres con una falda demasiado corta, con un escote muy abierto, los pantalones demasiado ajustados,… y todos hemos visto y oído como muchos hombres hacen comentarios del tipo: ¡qué buena está esa tía! ¡Cómo va pidiendo guerra! ¡Que polvazo tiene! etc.


Hay una gran diferencia entre un vistazo rápido y una mirada de deseo. Para esta última se necesitan dos para jugar. La esposa tiene que vestir de una manera que ella sabe que la van a mirar con ojos de deseo y se van a recrear en que la miren y la miren mucho.
     Lo mejor de todo esto es que el marido cornudo no puede hacer absolutamente nada al respecto. Solamente mirar y disfrutar. El marido cornudo disfruta con el deseo de otros hombres por su esposa.



         El marido ve esos pechos voluptuosos que lucen gracias al generoso escote, tal vez vea un pezón, ve esos muslos expuestos a sabiendas que no hay ropa interior para ocultar su precioso coño afeitado. Y el marido tiene que cruzarse de brazos y aceptar que otros hombres miren más o menos descaradamente a su esposa que es el centro de atención y que embriaga más que el alcohol y algunas drogas suaves. Ella se deleita en el hecho de que los hombres la miren y la deseen.


         Ella demuestra su poder absoluto, viste como a ella le gusta, hace lo que le gusta y al diablo con lo que otros puedan pensar. Las mujeres la odian pero secretamente quieren ser ella y tener su libertad y su sensualidad y que los hombres quieran estar con ella.


         El marido conoce su hermoso cuerpo desnudo y ha gozado con ella sexualmente, pero también sabe que no están solos en esto, sino que ella va a follar con quien quiera. El marido disfruta con su manera de ser y con las cosas que ella desea. Los dos disfrutan y cuando la pareja invita a otro macho a su juego, entonces disfrutan tres, pero cada uno de una manera y por un motivo.

lunes, 14 de marzo de 2016

POSICIÓN DE UN CORNUDO



Todas las fotos que aparecen en este artículo son un buen ejemplo de lo que puede ser un matrimonio cornudo en acción. Todas son, sin duda, posiciones muy favorables que el cornudo puede adoptar mientras su esposa jode con otro hombre.


Desde esta posición el cornudo es capaz de guiar la polla del macho hasta la entrada del coño de su esposa, que es donde va a estar durante un buen rato y que además es lo que todos desean.


La vista de una polla entrando y saliendo del coño de su mujercita no puede ser mejor para el cornudo. Y esta visión es una invitación para aumentar el placer: lamer el clítoris de la esposa o la polla y los cojones del macho o ambas cosas.

         


         
   Pero este placer no es solo  físico, también hay el placer mental. Es el placer de sentirse humillado por otro macho y por su esposa. Es el placer de ver como su esposa disfruta jodiendo con otro. Y es el placer de ver como otra polla entra en el coño de su esposa en lugar de la suya. Y todos estos placeres se acumulan en el cornudo y hacen que su polla esté a reventar y que se corra de placer sin necesidad de tocarse. ¿No os ha pasado eso a vosotros algunas veces?


   
         Si podéis, probar esta posición. No os pesará y habréis llegado muy alto y muy lejos en vuestra relación cornuda, y vuestros cuernos serán más grandes y más hermosos. ¡Ánimo y a por ello!

martes, 8 de marzo de 2016

TALKIES















El sabe exactamente donde tiene que tocar a mi esposa para que ella disfrute



Cuando mi mujer ha sido traviesa después de una noche fuera de casa merece, que como castigo, le coma el coño.









viernes, 4 de marzo de 2016

ESTAR  O NO ESTAR PRESENTE
Esta es la cuestión que muchas parejas cornudas se plantean cuando la esposa se va a encontrar con un macho. Lógicamente hay sus pros y sus contras en ambos escenarios. Cuando una pareja decide entrar en una relación de cuernos, la comunicación y la honestidad es fundamental. Que otro hombre joda con tu esposa es totalmente diferente a que otro hombre haga el amor con tu mujer. Una vez que esto queda totalmente claro es una decisión de la pareja el grado y la forma en que ambos se meten en el mundo de los cuernos.



¿El marido tiene que estar presente? Esa es una pregunta que solo la pareja puede responder después de discutir el asunto en profundidad. El peligro de que no esté el marido es que la relación entre la esposa y el macho se pueda convertir en un peligro para el matrimonio. Los comienzos de esta relación suelen ser bastante inocentes; la esposa se reúne con el macho con el permiso del marido, pero sin que este esté presente. En realidad lo que ocurre es que la esposa está en un ambiente íntimo con otro hombre sin su marido presente. La intimidad puede dar lugar a  todo tipo de cosas, incluyendo la familiaridad y el nacimiento de sentimientos por el otro y el amor.


Después de su encuentro la esposa puede ponerse en contacto con el macho o viceversa, de manera inocente, un texto, un correo electrónico, una llamada telefónica para decir lo divertido que ha sido estar juntos. Uno le comenta al otro "esa pequeña cosa" que ocurrió cuando jodían. Tal vez se hace una broma a costa del marido por una de las partes y la mujer tiene miedo de herir los sentimientos de su esposo y no le dice nada. Ella piensa que es algo inocente. A medida que sus encuentros físicos aumentan también lo hace su comunicación cuando están separados. Se ha convertido en su pequeño secreto, un secreto del que el marido no está al tanto y ahí radica la primera grieta en la disolución de su relación.


Pronto la esposa y el macho empiezan a estar  juntos sin  el marido. Pronto los sentimientos se involucran. Pronto el macho  ya deja de ser una persona externa que está  para ayudar a su matrimonio. Ya no es el macho, ahora  se ha convertido en el amante.  Pronto empiezan a hacer el amor en lugar joder. Y durante todo el tiempo el  marido no tiene ni idea. La relación entre la esposa y  el amante se ha desplazado y  "ellos" son ahora la pareja en lugar del marido cornudo y su mujer.



Es cierto que  todo lo anterior puede ocurrir si el marido está presente cuando se juntan, pero el peligro es mucho menor que si no lo está. Hay un montón  de diferentes escenarios a la hora de la puesta de cuernos y luego están las realidades, lo que es posible, lo que es conveniente hacer. No hay nada de malo en fantasear e imaginar situaciones, pero siempre asegúrese de que está conectado a la realidad.