jueves, 26 de enero de 2017

RIESGOS DE LOS CUERNOS

      

 En la vida cornuda hay riesgos, como en cualquier otra situación. Los cuernos hay que cuidarlos, si no en lugar de ser algo gratificante pueden producir mucho daño.

En primer lugar, la pareja que se mete en este mundo debe tener una magnífica relación abierta y honesta. Aquí no hay fantasías, aquí se juega de verdad y hay que decir en todo momento lo que sienten y cómo se sienten. Los  cuernos no arreglan nada que esté estropeado, los cuernos mejoran lo que ya está bien.

El gran peligro de los cuernos es que la esposa se enamore de su amante. Cuando una esposa jode con un hombre es casi imposible que no desarrolle sentimientos hacia él. Las esposas que tienen un amante casi siempre acaban divorciándose. Para evitar esto lo mejor es que la esposa tenga dos o tres amigos, o muchos, y que joda con todos ellos. Mi esposa y yo hemos optado por esta solución. Es muy importante ir paso a paso y cuando algo no guste a la pareja se deja y se busca otro camino.

Una vez que la esposa tiene un amante, éste no "desaparecerá" como si se apagara la luz. Él es real, y su presencia en sus vidas es también real. El amante no se esfuma después de que haya jodido a la esposa y salga por la puerta. La relación con el amante se puede parar pero no se puede deshacer lo que se ha hecho o lo que se ha dicho. Si se tienen dudas y miedos con la relación entre la esposa y un único amante lo mejor es no empezar. Pero es una decisión que tiene que tomar la pareja.


        ¿Cuáles son los límites? Eso es algo que debe decidir la pareja y permanentemente estarlo revisando. La pareja se mete en el mundo cornudo para encontrar y tener un nuevo tipo de experiencia sexual; pero a veces esta experiencia interfiere en su vida. Las esposas tienen el medidor de la verdad; cuando le dicen a su marido algo sobre salir una noche o irse con un amigo unos días de vacaciones, la polla del esposo les dirá enseguida si es una idea muy buena o si no es del todo acertada.

La esposa tiene que tener poder para decir no sobre cualquier cosa en cualquier momento. Ella nunca puede sentirse forzada u obligada a hacer algo que no sea de su plena y libre aceptación. Esto es muy importante para los maridos cornudos: “Yo no disfruto de mis cuernos si ella no está disfrutando al ponérmelos”. La esposa tiene que tener libertad total de probar y explorar sus límites.

Cuide sus cuernos. Bien llevados y bien puestos producen un gran disfrute.

martes, 24 de enero de 2017


LA CUALIDAD DEL CONSENTIDOR DE SER MAL AMANTE
      Un amigo y seguidor del blog me manda estas fotos y este artículo sobre su experiencia. Un artículo muy interesante y unas fotos estupendas de su mujer.

  Es curioso desde que consiento a mi mujer como hago todo lo que está en mi mano para que ella me vuelva a ser infiel y vuelva a disfrutar con su MACHO y yo con otros preciosos cuernos…

   Imagino y creo que es típico en los consentidores la evolución que se sufre en la cama y como cada vez se vuelve uno peor amante y en especial con la polla. Me refiero a que, si de por sí solemos estar poco dotados y con poco aguante, con el tiempo en vez de disgustarnos o avergonzarnos esta situación se vuelve en una cualidad para el cornudo. Ya que si follamos mal a nuestra pareja ella sigue deseosa de tener un buen orgasmo como se merece, como la hembra que es y tendrá más ganas de ver a su MACHO el cual le hará correrse y tener un orgasmo que su marido cornudo esta años luz de dárselo. 
   
  Yo como buen cornudo me siento inferior por no poder satisfacer a mi mujer y eso hace que me excite más, con lo que cada vez me corro más rápido y sabiendo que mi pollita no será suficiente, procuro satisfacerla masturbándola o lamiéndola, haciéndole ver que para gozar con una buena polla tendrá que quedar con su MACHO. Pero como ella lo comprende deja que la masturbe y la lama para hacerla correr mientras le hablo de su AMANTE, de las virtudes que tiene en la cama,  de lo grande y dura la tiene y lo bien que la folla cuando viene a nuestra casa a visitarla, diciéndole que quiero que venga ya, que yo mismo lo llamare y le pediré que la venga a satisfacer ya que hace tiempo que no viene y que está deseosa de hacerlo gozar y de tener una buena sesión de sexo como se merece una mujer como la mía. Quiere estar montada en un macho más de los tres minutos que puede durar encima mío antes de que yo me corra y vuelva a dejarla a la mitad.
      Luego me permite que me frote contra sus nalgas contra sus muslos y yo rápidamente me corro como un chiquillo pensando en lo buena hembra que tengo y lo feliz que soy por dejarse follar. Imaginando su nueva cita con su MACHO y  que  ella ya estará penando en él aunque no me  lo diga tan claro como yo quisiera, que en cierta manera reconociera que  conmigo juega un poquito en la cama  se excita pero que no tiene suficiente para quedar completamente satisfecha como cuando su MACHO  la folla.
    
Como digo creo que yo mismo quiero correrme más pronto para dejar bien claro que yo ya no estaré a su altura y más con la experiencia y vicio que está adquiriendo desde que  la visita su amante y que tendremos que seguir así para poder gozar de una sexualidad plena, ella orgullosa de lo buena hembra que es  y de cómo hace gozar a su MACHO   y yo orgulloso de mi esposa y contento por tener una  pollita y no poder satisfacerla plenamente
    A veces pienso que si pudiera ser un amante potente en la cama. Con un buen tamaño y aguante no lo querría ya que no disfrutaría tanto como disfruto ahora siendo como soy.

Un consentidor orgulloso

domingo, 22 de enero de 2017

SACARLA NO ES SOLO DIFICIL PARA EL
 
        No me gustan los condones. Desde jovencita los asociaba con las putas y a ninguna chica nos gustaba que nos considerasen puta. Cuando fui conociendo el sexo enseguida preferí el sexo real, sin intermediarios. Hay quien dirá que es casi lo mismo, pero no es exactamente lo mismo. Hay algo que falta, tal vez sea el roce, o puede que sea mi mente, pero prefiero sentir la piel de otra persona contra la mía incluso dentro de mí.
 
        Por supuesto que no voy a usar un condón como método para no quedarme embarazada. Mi cuerpo es mío y yo decido cuando un tipo lleva un condón y cuando no
         Ya he dicho que prefiero que no lo lleve y por eso cuando decido que un chico no lo lleve le digo por adelantado si le parece bien sacarla y correrse sobre mi cuerpo. Aunque no se corra dentro de mi coño recibo mucho placer, y además es divertido ver como se corre en mi culo, en mi tripa, en mis tetas o en mi cara.
 
 
        Por supuesto que a veces los planes cambian, por lo general debido al chico. Los hay que pierden el control y esperan demasiado tiempo y llenan de leche el camino de salida. Los que hacen eso ya no tienen más oportunidades para confiar en que la puedan sacar de nuevo.
        Recuerdo un chico que me dijo que se retiraría, pero ni siquiera lo intentó. Me sujetó y se quedó dentro de mí mientras se corría. En realidad fue caliente en ese momento.
 
        Ha habido noches en que he cambiado de opinión en el último minuto. Les digo que no la saquen y que me lo echen dentro; cuando esto sucede por lo general, es porque estoy cerca de mi propio orgasmo y nada hay mejor para mí que un orgasmo simultáneo. Cuando siento que estoy a punto de correrme y que el chico también lo está, es muy tentador para mí tirar de él, sujetarle por las nalgas y decirle que me eche su leche dentro. En ese momento no me importa nada, yo solo necesito sentir su leche golpear dentro de mi coño.
 
        En el resto de ocasiones el chico me echa su leche donde él quiere. Me gusta ver la expresión de su cara cuando se retira y apunta con su polla hacia mí. 
        De todas formas follar con un chico siempre es agradable y divertido para mí; pero sólo sé que a veces sacarme la polla es tan difícil para mí como lo es para él.    

jueves, 19 de enero de 2017

FOTOS
 
Cuando el amante de mi esposa  es un amigo ocurren estas cosas. Me manda una foto de mi mujer desnuda, justo antes de joder. Lo hace porque sabe que así tengo un buen entretenimiento durante un rato: pensar e imaginar cómo están jodiendo.
 No es normal ni frecuente que en la noche de bodas el marido vea como otro jode con su mujer. Lo habitual es que las parejas cornudas inicien su andadura después de unos años de casados o de relaciones. Lo que sí hacen muchas parejas cornudas es que la esposa joda con ropa de novia. Mi esposa y yo celebramos nuestro aniversario de casados con una buena puesta de cuernos en la que ella va con ropa interior de novia. Cuando jodió por primera vez con un hombre de color también iba vestida de novia. Es fetichismo o una manía, pero a mí me gusta.
 
 Los hoteles son lugares muy adecuados y donde muy frecuentemente se realizan las puestas de cuernos. Esta foto corresponde a la habitación de un hotel. Posiblemente sea el marido el que se está ocupando de su esposa, a la espera que llegue su amante. A lo mejor le ha llamado por teléfono y le ha dicho que la tenga bien preparada, con el coño bien baboso, para inmediatamente metérsela hasta los cojones. Y el marido, que en estas cosas es muy obediente, es lo que está haciendo.
 
Cuando una esposa va a joder con otro macho ya suele estar muy excitada. Cuando se desnuda su coño ya está muy baboso. Pero a la mayoría de las esposas les gusta jugar con su amante y disfrutar lo más posible de esos ratos previos. Ella no pondrá ningún obstáculo para que su marido le acaricie el clítoris, y el amante tampoco desde el momento en que sabe que son una pareja cornuda. Y así los tres disfrutan de unos juegos previos que prometen mucho más disfrute.
 
La esposa ya está preparada. Su amante no tardará mucho en llegar a casa. Y entonces ella le dice a su marido: Lo más probable es que también me quiera dar por culo; mira a ver si está bien limpio.


jueves, 12 de enero de 2017

ABSTENERSE DE SEXO
Opiniones de un macho corneador.
         Hay parejas que disfrutan de abstenerse de tener relaciones sexuales durante los días previos al encuentro de la esposa con su amante. Puede ser una manera divertida de aumentar la tensión sexual antes del encuentro y realizar una nueva experiencia con unos orgasmos increíbles.
          Sin embargo hay una línea muy fina entre la tensión sexual que conduce a mejores orgasmos y una situación llena de estrés y frustración emocional para todos.
         Abstenerse del sexo antes de los encuentros con el macho o amante es algo que debe hablar la pareja, y si hay confianza, con el macho que jode a la esposa.
          La relación entre el matrimonio cornudo y el macho que jode a la esposa es en realidad un juego de roles y por lo tanto  todo es voluntario. Por ejemplo, el macho puede insistir en que la pareja no tenga relaciones sexuales varios días antes de un encuentro previsto con la mujer. O la propia mujer puede rechazar  al marido hasta que folle con el macho.
         Cuando se le restringe al marido las relaciones sexuales con su esposa hasta después de que las ha mantenido con el macho o amante, estas suelen ser muy satisfactorias. Hay maridos que joden a su mujer cuando el macho ha terminado de hacerlo, una vez que se ha saciado completamente con la esposa. Esos maridos suelen tener algunos de los orgasmos más intensos que jamás han experimentado en su vida.
         Solo es cuestión de hablarlo y probarlo.

lunes, 9 de enero de 2017

¿LAMERÍAS EL COÑO DE TU ESPOSA LLENO DE LECHE DE OTRO?


       
        Se ha realizado una encuesta entre 411 cornudos sobre si están dispuestos a limpiar con la lengua el coño de su esposa después de haber jodido con otro hombre. Los resultados han sido los siguientes:

        ¿Estás dispuesto a limpiar el semen que ha echado otro hombre en el coño de tu esposa?

SIN LUGAR A DUDA …………………………..………...… 282 – 69%
DE NINGUNA MANERA…………………………….…..….… 27 –   7%
SI ELLA QUIERE SI…………………………...….………….. 75 – 18%
LO HE PENSADO PERO NUNCA LO HE HECHO……. 22 –  5%
OTRAS RESPUESTAS…………………..……………………..   5 -  1%

        Hay una mayoría aplastante de cornudos a los que les gusta limpiar el coño de su mujercita cuando está lleno de la leche de otro.


      
            En el acto de lamer el coño de la esposa hay un factor psicológico muy importante. Para el marido es la prueba irrefutable de que otro hombre se la ha metido y ella frota en la cara del marido la infidelidad que él tanto  desea. En esos momentos ella se convierte en una diosa sexual. Es una enorme manifestación de poder por parte de ella. 
        Cuando el marido le está lamiendo la leche del coño le está demostrando a su esposa que está totalmente satisfecho con su  vida sexual. El marido aprueba las relaciones de su mujer con su novio o amante y además le dice que eso le gusta a él mucho.


        Casi siempre el marido no ha pensado a priori en lamer a su esposa. Todo empieza de casualidad cuando ella se lo pide a su marido como una travesura, como una burla inocente,  después de que ha follado a pelo o ha vertido el contenido del condón sobre su cuerpo. Pero para la mayoría, una vez que se empieza se quedan encantados. El coño de la esposa está hinchado y lleno de jugos suyos y del macho que la ha jodido; ese coño se convierte en una fuente de jugos afrodisiacos de ensueño, que muchos cornudos recomiendan altamente. Es lo máximo del sexo, es el cielo sexual.


        Lo que suele ocurrir es que a la mayoría de los maridos no les gusta lamer a su esposa delante de su amante. Prefieren hacerlo a solas, cuando él ya se ha ido. A veces es un acto de intimidad exclusivo de la pareja. Suelen ser parejas que a ella le gusta que la limpie su marido y a él ¡le encanta!; suelen ser parejas que mientras el marido se está comiendo el coño ella  habla de lo que acaba de estar haciendo y tienen unas corridas increíbles.

        Los maridos que no lamen el coño de su mujer no lo hacen porque les da asco. Para ellos es repugnante lamer la leche de otro, es algo que les revuelve el estómago.
        Pero estos maridos no tienen ningún inconveniente en lamer el coño de su mujer para calentarla o si han jodido con preservativo. Lo que les da asco es probar con la boca el semen de otro hombre, porque tampoco les da asco meter la polla en el coño de su mujer cuando todavía tiene la leche del otro. Es más, a la mayoría les gusta hacerlo.


        Hay una serie de maridos para los que, a priori, no tiene mucho atractivo lamer a su esposa. Ellos solo lo hacen cuando su esposa se lo pide. Es algo que si a la esposa le apetece él lo hace y cuando empieza a hacerlo suele disfrutar mucho. 


lunes, 2 de enero de 2017

¿LA ESPOSA SIENTE ALGO POR EL MACHO CON EL QUE JODE?

            Una de las cosas que más preocupa a los maridos aspirantes a cornudos, y a los que ya lo somos, es la posibilidad de que nuestra esposa se enamore del hombre con el que jode.
            Muchas mujeres dicen, y posiblemente casi todas lo piensen, que para poder joder con un hombre necesitan sentir algo emocional por él. Cuando se escucha esto de boca de una esposa se piensa: ¿Es una buena idea comenzar con esto de los cuernos? ¿Es razonable continuar con los cuernos? Sobre todo cuando el cornudo ama a su esposa y no quiere perderla.
            Para ayudar a dar una respuesta a esta cuestión presento la experiencia y las explicaciones de una serie de veteranos cornudos. Considero que su aportación es muy interesante.
  

   Mi esposa ha estado con muchos chicos con mi conocimiento. Algunos sólo una vez, otros un par de veces.  Yo, como cornudo, tengo las más intensas emociones cuando mi mujer está con un hombre que le gusta mucho. Cuantas más veces lo ve es más  probable que sienta algo por él. ¿Eso me preocupa?  No debido a que nuestro matrimonio es fuerte y estar con otro hombre, aunque tenga sentimientos por él, no nos separa. De hecho, nos hace más fuertes, ya que podemos explorar este estilo de vida y disfrutar de ella. Mi mujer tiene sentimientos por su actual novio. Creo que lo ama pero de otra manera diferente a como me ama a mí, y eso no me concierne. Juntos tenemos todo... ella tiene otro hombre para darle placer y esto a su vez me da placer. ¿Por qué iba a dejar de renunciar a todo eso?


 
 Mi mujer ha tenido relaciones sexuales con hombres que en cierto modo le gustaban,  hombres por los que estaba muy atraída. Ella sólo tiene relaciones sexuales con hombres que realmente le gustan. Un tipo estaba empezando a estar  claramente enamorado de ella y  le hacía sentir incómoda. Ella rompió por otras razones, pero nunca fue una amenaza para nuestra relación. El mundo de los cuernos sólo es seguro si hay un vínculo inquebrantable entre la pareja.

En una pareja cornuda el que la esposa mantenga relaciones sexuales con otros hombres sin que haya una relación afectiva es como tratar de nadar sin mojarse. Las mujeres son más emocionales que los hombres. Cuando los hombres cambian de canal en la televisión, nos detenemos en cualquier lugar  hay armas, persecuciones de coches, o explosiones, o bellezas. Pero las mujeres lo dejan donde cualquier persona está llorando o se esté hablando de amor. Creo que las mujeres fácilmente son capaces de amar a más de un macho a la vez y amarlos de manera diferente.  Los machos podemos codiciar, o desear a más de una hembra, pero por lo general sólo amamos a  una a la vez, por lo que la idea de una mujer que forman lazos emocionales con otro macho es una  amenaza de forma automática. La afectividad que hay entre ella y su amante le da un mayor nivel  de confianza y seguridad cuando están juntos. Esa afectividad revierte en la pareja porque ella hace que sea claro para él (a través de la palabra y la acción) que ella lo hace por el bienestar de su pareja.
          Entre una esposa y su amante puede haber  una relación profunda, ya que requiere la amistad, el deseo y la confianza. Asimismo, no se descarta la componente emocional. Muy pocas mujeres mantienen relaciones sexuales  sin amor. Si se toma un amante por un período de tiempo ella realmente se enamora  en algún nivel de él.  Hay que creer que se va a formar una unión romántica entre ellos y la pasión sexual se va a juntar con un cierto grado de amor  para que esa relación valga la pena para ella.  El amar a varias personas es perfectamente normal y está en  la verdadera naturaleza humana. "
  
Durante los primeros ocho años de nuestro matrimonio mi esposa tuvo numerosas citas con extraños y conocidos, y era obvio que nuestra vida sexual, e incluso nuestra relación se benefició de estos encuentros ocasionales.  Una noche, mi mujer mencionó que su jefe estaba coqueteando con ella. La animé a ligar de nuevo, y con el tiempo se convirtió en un asunto donde los encuentros sexuales eran numerosos y frecuentes. Como cornudo estaba en el cielo, en un estado de deseo constante, que fue acompañado por mi esposa. Una noche, alrededor de un mes en la relación, mi esposa confesó que estaba empezando a desarrollar "sentimientos" para su jefe. Ella pasó a explicar que su amor por mí no había disminuido en absoluto, y trató de tranquilizarme y me dijo que nuestro matrimonio seguía siendo tan fuerte como siempre. Este fue un momento de montaña rusa de emociones para mí. Cuando yo estaba caliente, el vínculo romántico entre mi esposa y su jefe  contribuye en gran medida a la intensidad  de mi excitación.   El hecho de que se hubiese entregado tan completamente a otro hombre llevo la experiencia cornuda  a un nivel superior, al igual que un drogadicto cuando consigue una doble dosis de su droga favorita. Debo confesar que mi satisfacción en el papel cornudo nunca ha sido  más completa a pesar de la angustia. Ahora sé que una mujer puede realmente tener sentimientos románticos por más de un hombre. 

           Para la mayoría de las mujeres  el sexo no  vale la pena  si carece de un vínculo emocional. Pero hay que tener en cuenta que somos capaces de amor ilimitado.  Si una esposa mantiene  relaciones sexuales con su amante, ella tendrá algunos sentimientos de amor por él, aunque sean fugaces.