miércoles, 22 de febrero de 2017

¡HACERLO A PELO!
        
         ¿Tu esposa jode a pelo con otros hombres o utiliza preservativo?
         Mi esposa no tiene miedo a quedarse preñada ni a las enfermedades de transmisión sexual pues siempre lo hace con conocidos y por tanto jode a pelo. Si alguna vez surge follar con un desconocido lógicamente usa un preservativo.
        ¿Por qué? Bueno, el sexo es mucho mejor para el hombre y la mujer si no hay un condón entre medias.
       Mi esposa me dice cómo le encanta sentir el calor de una polla dura dentro de ella, y sentir cuando crece y palpita justo antes de que le eche la leche caliente dentro de su interior.
      El cuerpo de una mujer responde a las feromonas que hay en el semen. Esto la hace sentir mucho mejor cuando él se corre dentro de ella, liberando las feromonas.
         Y es muy emocionante para un cornudo ver como la polla de otro hombre dispara su esperma caliente dentro de su esposa. ¡La vista del semen escurriendo de su coño alrededor de su polla todavía dura es increíble!
          Es también increíble ver como se contraen los cojones y la polla cuando está saliendo la leche en dirección al coño de tu mujercita. ¡Para mí son momentos muy excitantes! ¡El coño de mi esposa que ahora está sirviendo de goce y disfrute a otro macho! ¿Qué más puedo pedir como cornudo? ¡¡¡Sí, todavía puedo pedir lamer el coño de mi mujercita!!!




lunes, 20 de febrero de 2017

¿Por qué mi marido tiene cuernos? Testimonio de una esposa.
¿Por qué mi marido tiene cuernos?  "Mi marido es un cornudo, porque eso es lo que él estaba deseando y continúa deseando. Si él no quisiese, yo no lo haría”.
La respuesta explica  y forma parte de la razón por la que comencé  a hacerlo, pero tengo que admitir que, en el presente, mi marido es un cornudo  porque me gusta.
Me encanta follar con un hombre, y me encanta que mi marido no tenga los mismos privilegios que yo. Lo admito. Me encanta conocer hombres, todo el proceso desde el comienzo de la reunión hasta la conclusión. Amo a mi marido y yo le mantendré al día de las cosas, porque me encanta su apoyo y su comprensión, ¡Me encanta cuando siente la humillación, y porque creo que es el papel del hombre en el matrimonio!
Es parte de lo que soy, lo que yo creo. No es un juego, sino una forma de vida, y una declaración.
Como ya he dicho, me encanta todo el proceso. Me gusta coquetear, seducir, dejarme seducir por un hombre hermoso. Me gusta ser invitada a salir en una cita. Me gusta molestar a mi marido acerca de mis encuentros. Me gusta cuando mi marido me ayuda a prepararme para una nueva cita.
Me gusta salir. Me encanta el juego que hay para probar un hombre. Me gusta el beso (¡el primer beso!), ¡La primera caricia, para estar en sus brazos, y sí, me encanta el sexo! Me gusta ver a mi marido antes y después, tímido, atormentado, o de otra manera confusa. Me encanta este poder que siento, y me gusta lo que me da, y sobre todo me gusta lo que hace a mi marido.
Y puedo decir, que usted no sabe lo que se siente  realmente al controlar a  un hombre hasta que él es un cornudo, su cornudo.
El proceso de la puesta de cuernos es mucho más de lo que tiene sexo. Es liberador y al permitir que mi marido acepta su posición subordinada. Es un intercambio de poder total del marido a la esposa.
No es ni movimientos de intercambio de esposas o de tener ambos mucho sexo.  Esto no sucede porque mi marido solo me anhela a mí. Si hubiera sido algo de lo dicho me habría detenido después del primer intento. Continué porque aumenta mi placer, y porque me da la gana. Disfruto cada minuto de nuestro matrimonio. Todo es para mí un placer, y la frustración de mi marido forma parte del placer.
Mi marido me dijo más de una vez que le pusiera los cuernos.  Tuvo que convencerme. Antes de decidirme le dije a mi marido que si lo hacíamos, podría ser permanente. Y de hecho así ha sido. No hay vuelta atrás.


miércoles, 15 de febrero de 2017

EL DIA DE LA BODA
 
         El día de la boda no suele haber cuernos. Lo normal en ese día, mejor dicho en esa noche, es que marido y mujer jodan el uno con el otro.
         El deseo de ser un cornudo suele estar en el hombre desde muy pronto, normalmente al poco tiempo de empezar a salir con esa mujer, lo que ocurre es que no se suele decir ni a la chica porque se considera como algo raro, algo anormal, y nada hay más lejos de la realidad.
 
 
         Al año de salir con la que luego sería mi mujer, la polla se me ponía tiesa cuando se ponía ropa ligeramente transparente, y no se me ponía porque se le notase el sujetador o los pezones, sino que era por ver como la miraban otros chicos con unos ojos de deseo que se les salían de las órbitas. Igual me pasaba con las faldas cortitas, me encantaba cuando estando sentados cruzaba las piernas y los chicos miraban de forma que se la comían, Pero todavía no pensaba en que jodiera con otros, solo la quería para joder conmigo.
 
 
Después de un par de años de casados empecé a proponerle en la cama que follase con otro y que luego me lo contase. Lo tomó bien y fantaseábamos con ello mientras jodíamos. Esas fantasías se hicieron realidad a los 4 ó 5  años de estar casados y llevan  durando casi 30 años.
         Lógicamente el día de nuestra boda fue un día “normal”, pero sin embargo, hemos disfrutado de la "noche de bodas" en algunas  ocasiones  en las que se pone ropa interior de novia: sujetador de encaje blanco, bragas, liguero, medias blancas, e incluso un velo. En las Vegas lo utilizó cuando jodió con el primer hombre de color.
 
 
Hicimos un montón de juegos de rol con el primer amante de mi esposa y la "noche de bodas", fue uno de los más memorables. Ellos estuvieron jodiendo durante toda la noche y de nuevo a la mañana siguiente. Ella todavía lo ve de vez en cuando y siempre sale algo de su “noche de bodas”; cuando le pregunto  si fue mejor que nuestra propia luna de miel, ella sólo sonríe.
 
 
         Hoy en día la gente es más sincera y ya empieza a considerarse lo de querer ser un cornudo como algo más frecuente. Ya hay parejas de novios que hacen vida de pareja cornuda. Algunos de ellos el día de su boda lo celebran como les gusta pero a lo grande.
         Tengo un amigo que creo que ha sido uno de los más afortunados cornudos, pues ya se había mostrado como tal antes de casarse y había hablado que el debería ser el segundo en la noche  de bodas. Al final resultó que fue el tercero.
 
 
         Hay gente, sobre todo mujeres, que opinan que poner los cuernos el día de la boda es una manera de dejar claro el dominio de la esposa sobre el marido en el terreno sexual y en todos los demás. Yo creo que es mucho más simple que todo eso. Es querer celebrar una noche muy señalada, en la que se supone que hay gran disfrute sexual, de una forma en que ese disfrute sea el mayor posible ¿Y qué mayor disfrute para un cornudo qué una puesta de cuernos espectacular?
 
 
         Ella vestida de blanco, con su coño lleno de leche blanca es como la confirmación de una intención que se tiene que hacer realidad a lo largo de los años de matrimonio: la de hacer de su marido un gran cornudo.
 
 
Esta idea de que la esposa se pinte el cuerpo como si fuese un vestido de novia para alguna celebración especial me parece una idea original y estupenda. Nosotros vamos a intentar copiarla para nuestro aniversario.


domingo, 12 de febrero de 2017

LA CURIOSIDAD DEL CORNUDO

         Hay esposas que se sienten incómodas porque su marido les pregunta detalles sobre la polla y los cojones de sus amantes. El 100% de los maridos cornudos deseamos saber estos detalles, y los deseamos saber no porque seamos bisexuales, sino más bien porque la polla de otro hombre es un poderoso símbolo de nuestros cuernos.
 
 
         Los maridos queremos y tenemos que saber todo lo que se pueda sobre el hombre que ha jodido o va a joder a nuestra mujer, porque nuestros pensamientos están fijos en ella, en cómo se la mete, y cómo es la polla que le mete. Nos gusta sobre todo verlo, pero si no es posible deseamos conocer todos los detalles, cuantos más mejor.
 
 
         Me excita mucho ver la polla del hombre que va joder a mi mujer, sobre todo cuando la tiene bien tiesa antes de metérsela. En esos momentos me fijo en mi esposa pero siempre en relación con la polla. Si la agarra y la acaricia pienso en cómo se le estará poniendo el coño de baboso.
 
 
Pero el momento máximo de atención es cuando ya se inclina sobre ella para metérsela. Entonces miro y remiro la polla y siento envidia y admiración por ella. Envidia porque se va a meter en el coño de mi mujer que en esos momentos está buenísimo, y admiración por lo tiesa que está y el placer que le va a dar a ella directamente y a mí de manera indirecta.
         La admiración que sentimos los cornudos por las pollas de los hombres que follan con nuestras esposas se extiende a todos los lugares y circunstancias. Quizá la playa nudista sea el lugar donde más disfruto de las pollas. Siempre que vamos allí mi esposa tiene el campo libre para ligar con quien le apetezca y joder luego con él.
 
 
En cuanto liga con un hombre ya estoy pendiente de su polla. Sí rápido se le pone tiesa y es de buenas dimensiones ya sé que es un candidato para plantarme unos buenos cuernos y mi imaginación ya empieza a trabajar y a adelantarse a los acontecimientos. Incluso si veo a un hombre con la polla tiesa enseguida pienso si esa no le gustaría a mi mujer para metérsela
 
 
         ¿Qué por qué ocurre esto? Creo que la respuesta es muy sencilla: los cuernos solo me los pone mi mujer cuando le entra una polla por el coño. Como disfruto mucho de mis cuernos, indirectamente me gustan las pollas pues gracias a ellas los puedo tener.


miércoles, 8 de febrero de 2017

EL COÑO CHORREANDO
Un macho corneador nos cuenta su visión del coño chorreando leche de la esposa.
 
        Como macho me gusta dejar el coño de la mujer con la que he estado jodiendo lleno de leche. Unas veces es posible, en otras follo con condón y lógicamente del coño no sale nada. Pero hay mujeres que vacían el condón sobre su raja y se los muestran a su marido.
         Para la mayoría de los cornudos ver el coño de su esposa chorreando la leche del macho con el que ha jodido es el punto álgido de la puesta de cuernos.
         La leche saliendo del coño se considera como la última muestra de la infidelidad de una esposa. Una esposa de una pareja cornuda está buscando una experiencia sexual con otro hombre. Su cornudo marido la anima. Para los dos no hay mejor confirmación de que la mujer ha logrado ese objetivo que su coño lleno del semen de otro hombre.
 
        Esto proporciona una evidencia irrefutable de que ella ha follado con otro; por otra parte ha permitido que el hombre eyacule dentro de ella, lo cual es un acto reservado sólo para su marido, con lo que sale a flote el aspecto de “puta esposa” que tanto gusta a muchos cornudos. También está el aspecto de riesgo a quedarse embarazada, lo que para algunos tiene un atractivo muy fuerte.
         Algunas esposas hacen alarde de su coño lleno de leche frente a su marido después de joder, en forma de burla. Esto casi siempre conduce a que el cornudo marido “limpie” el coño de su mujercita.
         Los maridos están en un alto grado de excitación después de ver a su esposa joder con otro. Él está fuertemente atraído por su esposa con ganas de ver, tocar y oler todas las partes de su cuerpo después de su encuentro sexual. Es en estos momentos cuando el marido puede entrar en contacto con el esperma que ha dejado el otro hombre en la mujer.
 
        Si bien a menudo el marido es reticente al principio, la mayoría se convierten en adictos a “limpiar” a su esposa y se convierte en una parte muy agradable de la noche y están deseando que llegue ese momento. La “limpieza” les sumerge en una sobredosis de los sentidos: vista, tacto, olfato y gusto, que puede ser bastante excitante y adictiva.
         En la mayoría de los casos “la limpieza” es muy excitante para la mujer, y por lo general ella se prepara para volver a joder otra vez, bien con su amante, bien con su marido.
         Limpiar el coño chorreando de la esposa se convierte para muchos cornudos en el punto culminante de la noche, y a muchas mujeres les resulta inmensamente placentera esta práctica.
         ¿Por qué prescindir de ella?
 


sábado, 4 de febrero de 2017

¿POR QUÉ UN HOMBRE ELIGE SER UN  CORNUDO?
 

Esta es una pregunta muy difícil de responder. Cada hombre es diferente, cada uno lo hace por una serie de motivos que entran en proporción variable. Hay hombres en los que uno de los factores predomina mucho y los otros no; hay otros hombres en que varios factores predominan casi por igual.

       Los factores que suelen influir en mayor o menor medida son los siguientes:

HUMILLACIÓN

 
        La humillación es una forma de sadomasoquismo mental. Si se acepta que a un hombre le puede resultar muy excitante que le azoten o golpeen, entonces también podemos entender que la humillación puede tener un gran atractivo como estímulo sexual. Y si un hombre trata de ser humillado, ¿qué puede ser  más humillante que ver o escuchar a su esposa jodiendo con otro hombre en la cama? Si la experiencia incluye el reconocimiento de que el amante de la esposa está mejor dotado, o es mejor amante que él, (que el marido) la humillación es completa.

CELOS

 

        Sí, los celos son una excitante para los cornudos. De hecho, es probablemente uno de los más grandes, aunque pocos cornudos han escrito sobre ello. Después de todo, un cornudo pierde: la exclusividad sobre su esposa, la fidelidad, el cuerpo de su esposa (temporalmente o para siempre), su igualdad como pareja sexual, su dignidad... ¡y todo ello porque su esposa se lo da a otro hombre! Personalmente, cuando comencé a sentir celos, comencé a sentirme realmente cornudo - ¡y muy excitado!

SUMISIÓN

Ser cornudo es a menudo una muestra de sumisión total, con el elemento añadido de que al menos otra persona (el amante) sabe del papel sumiso del cornudo. El cornudo puede encontrar placer en servir a su esposa y, en algunos casos, a su amante también. Si una persona desea experimentar sumisión, con llevar el desayuno a la cama a su mujer y su amante, sin duda lo logrará; y si quiere sentirse dominado por su mujer, con que ella le diga que los deje solos para que puedan follar sin molestias, sería algo casi insoportablemente excitante. Además, el conocimiento de que ella puede hacer lo que quiera con respecto al sexo, mientras él se limita a sólo lo que ella aprueba es, probablemente, lo máximo en la sumisión.

 

VOYEURISMO

Es una de las razones más corrientes pues muchos hombres cuando tuvieron su despertar sexual vieron con mucha frecuencia a alguna mujer, madre, hermana, tía, etc., follar. Personalmente vi en muchas ocasiones a mis padres follando (sin que ellos lo supieran) y esa excitación la vuelvo a tener cuando veo a mi mujer con otro en la cama.

MIEDO

        Un cornudo explicó su entusiasmo como "causado por la dualidad de estar a la vez asustado y excitado. El miedo es un poderoso afrodisíaco... tal vez mi cuerpo necesita una cierta cantidad de adrenalina, que sólo puede ser generada por el miedo”. ¿Qué hay que temer? Un cornudo puede temer (mientras se excite con ello) la idea de ser humillado en presencia de su esposa y su amante.  Puede temer que le digan que no puede eyacular por un período de tiempo. Se puede temer el escuchar sonidos de placer de su esposa que nunca escuchó cuando ella estaba en la cama con él. O simplemente puede temer a lo desconocido.

LO DESCONOCIDO

        Muchos cornudos reconocen que no tienen idea de por qué los cuernos  les excita tanto, pero para la mayoría de nosotros, es una tremenda fantasía sexual. Como le dije a mi esposa, yo prefiero verla en la cama con su amante, que tener relaciones sexuales con cualquier otra mujer. Así que, como con la mayoría de las fantasías sexuales, podemos explicar ciertos elementos de su atractivo, pero no podemos explicarlo del todo. Muchos cornudos cuentan que no tenían idea de que esto les excitaba, hasta que su esposa habló de un hombre bien parecido, o vieron como coqueteaba con otro hombre. De repente, el marido se pregunta qué diablos está pasando. ¡Un nuevo cornudo ha nacido o está a punto de nacer!



miércoles, 1 de febrero de 2017

FOTOS
Cuando el amante de mi esposa  es un amigo ocurren estas cosas. Me manda una foto de mi mujer desnuda, justo antes de joder. Lo hace porque sabe que así tengo un buen entretenimiento durante un rato: pensar e imaginar cómo están jodiendo.
 
 
 No es normal ni frecuente que en la noche de bodas el marido vea como otro jode con su mujer. Lo habitual es que las parejas cornudas inicien su andadura después de unos años de casados o de relaciones. Lo que sí hacen muchas parejas cornudas es que la esposa joda con ropa de novia. Mi esposa y yo celebramos nuestro aniversario de casados con una buena puesta de cuernos en la que ella va con ropa interior de novia. Cuando jodió por primera vez con un hombre de color también iba vestida de novia. Es fetichismo o una manía, pero a mí me gusta.
 
 Los hoteles son lugares muy adecuados y donde muy frecuentemente se realizan las puestas de cuernos. Esta foto corresponde a la habitación de un hotel. Posiblemente sea el marido el que se está ocupando de su esposa, a la espera que llegue su amante. A lo mejor le ha llamado por teléfono y le ha dicho que la tenga bien preparada, con el coño bien baboso, para inmediatamente metérsela hasta los cojones. Y el marido, que en estas cosas es muy obediente, es lo que está haciendo.
 
Cuando una esposa va a joder con otro macho ya suele estar muy excitada. Cuando se desnuda su coño ya está muy baboso. Pero a la mayoría de las esposas les gusta jugar con su amante y disfrutar lo más posible de esos ratos previos. Ella no pondrá ningún obstáculo para que su marido le acaricie el clítoris, y el amante tampoco desde el momento en que sabe que son una pareja cornuda. Y así los tres disfrutan de unos juegos previos que prometen mucho más disfrute.
 
La esposa ya está preparada. Su amante no tardará mucho en llegar a casa. Y entonces ella le dice a su marido: Lo más probable es que también me quiera dar por culo; mira a ver si está bien limpio.