miércoles, 29 de marzo de 2017

PREFERENCIAS DE LOS CORNUDOS
        Las preferencias de los cornudos, en relación con su esposa,  lógicamente son dos, o ver como tiene relaciones sexuales con otro hombre (76%) o saber que las mantiene sin nosotros verlo (24%).
        Cuando estamos hablando de verla tener relaciones sexuales nos estamos refiriendo a relaciones en sentido amplio, no solo follar.
 
        Un porcentaje de parejas cornudas se queda solo en sobos y besos de la novia o esposa con otros. Son las parejas que van a discotecas o clubs donde la esposa baila muy arrimada, donde se deja tocar más o menos disimuladamente y se morrea más o menos descaradamente. A veces estas parejas se juntan con otras con aficiones similares y forman pandillas en las que los sobos suelen pasar al estadio siguiente: mamadas y lamidas.
 
        El beso es lo más importante, pero los otros "pequeños" detalles también me encienden. Ver las manos de otro hombre en el culo de mi esposa, ver las manos de mi esposa en la espalda de otro hombre, sus dedos separados, el anillo de bodas, cómo se desplazan hasta la parte posterior de su cuello... verla jugar en público aunque sea un poco, cómo le pone su mano en la pierna... esos son los imágenes que más recuerdo y que más me excitan.
        Porcentajes similares son los de aquellos que solo llegan a que la esposa le dé una buena mamada a otro o que ella reciba una buena lamida, pero también sin llegar a follar. Son parejas cornudas similares a las anteriores.
        La primera vez que vi a mi bella esposa chupar otra polla fue increíble. Ella le chupó mejor que a mí, estaba  orgulloso de ella. A continuación, cuando se tomó una pausa, me dio un beso con la boca caliente, pegajosa, que me encantó totalmente.
        Ver a mi esposa chupar otro hombre es siempre lo más destacado para mí. 
        Ver su boca llena de polla y semen es increíble.
        Observándola chupar una enorme polla hasta que se corre en su boca y la veo luchando para tragar hasta la última gota. Mejor si algo se escapa por la barbilla. 
        A los que nos gusta ver como jode nuestra esposa con otros, en general nos gusta todo, pero todos tenemos una parte o un aspecto que nos gusta más, que nos llama más la atención.
        A unos son las expresiones faciales y gemidos de la esposa.
 
        Me gusta ver su cara cuando está jodiendo a estilo perrito. Ella me dice que cuando una buena polla toca fondo es un poco doloroso, pero al mismo tiempo muy agradable, un poco de agonía exquisita, y puedo verlo en su cara cada vez que su amante le está metiendo la polla....
        Cuando la veo joder en la posición “Inversa Vaquera” es increíble. Esta posición me permite ver todo, incluyendo como se la mete su amante, sus preciosas tetas, su clítoris, y su rostro.
        Cualquiera que sea la posición lo que más me gusta es verla  correrse. Ver su cara cuando se corre.
        Prefiero la posición del Misionero, y he aquí por qué... Me encanta cuando ella tiene sus piernas totalmente rodeando a su amante, y en esta posición son mucho más propensos a hacer contacto con los ojos, se besan, y se sienten más íntimamente juntos. También es más probable que él se agache y chupe sus pezones. Todo esto  es caliente como el infierno.
        Los cornudos que no ven a su esposa joder con otros, sino que saben que va a hacerlo, disfrutan ayudando a preparar a su esposa, imaginando lo que está haciendo y escuchando de sus labios lo que ha hecho. Todo es un trabajo de imaginación. Aquí se ve muy claramente el poder de la mente para excitarnos.
        Nada me hace vaciar mis bolas más rápido de que verla maquillándose y preparándose para la sesión con su nuevo novio.
        Cuando mi esposa sale me dice a qué hora se va a ir  a la cama para que pueda pensar y visualizar lo que está haciendo con él en tiempo real. Mientras lo pienso me acaricio pero no me corro. Cuando vuelve,  mientras ella se desnuda, ella comienza a hablar de su noche, y sus relaciones sexuales con él. Yo estoy desnudo y acariciándome la polla frente a ella. Si veo semen en su  vello púbico o en cualquier otro lugar, indicio de que ha tenido relaciones sexuales, ¡me corro inmediatamente! ¡Al ver la evidencia de sexo llego a mi cima!
 
         Mi momento favorito es cuando ella me cuenta cómo entra el pene en su vagina pulgada a pulgada y ella me comenta como separa las piernas y contrae o relaja el coño para sentir bien el  pene. 
       ¡Hay tantas cosas que me gustan! La mejor es escuchar desde otra habitación sus gemidos, suspiros y gritos. Otra cosa que me gusta es verla  prepararse, afeitarse las piernas y el coño y vestirse para él. Ella siempre me deja "inspeccionar" su coño recién afeitado y normalmente le doy un beso en él.

           ¿Todavía hay más disfrutes y más preferencias? ¡Pues claro! ¡Es tan rico y tan variado este mundo de los cuernos! A mi me gusta todo, todos los matices y todos los momentos ¿Para qué quedarme con uno solo o con unos pocos si son tantos y tan intensos los disfrutes en cada momento? ¿No os parece a  vosotros lo mismo?
 
 
 
 
.


domingo, 26 de marzo de 2017

TÉCNICAS PARA LAS ESPOSAS
         Me encanta ser la esposa de un cornudo, me encanta ser una hotwife. No sólo tengo libertad para poder elegir a mis propios compañeros sexuales, sino que  también tengo un marido que arde de deseo por mí.  Yo utilizo varias técnicas para que mi marido esté loco de deseo por mí, dándole la mezcla exacta de burla erótica y de tranquilidad.
         Estas son algunas de las técnicas que utilizo con regularidad y que otras esposas también pueden utilizar.
         Cuando estoy jodiendo con otro hombre y mi marido nos está mirando.
 
         Contacto con los ojos  - Nada despierta más la excitación de mi marido que yo le mire burlonamente cuando está frente a mí .Mirarnos hace que sea imposible que ignoremos lo que está pasando o que lo consideremos algo trivial y sin importancia.
 
 
 El contacto con los ojos puede ser suave o duro, dependiendo del momento y de la intención de lo que le quiero transmitir con la mirada.  Yo prefiero cerrar los ojos durante largo tiempo y cuando los abro le hago un guiño o le sonrío justo antes de mirar hacia otro lado.
 
 Cuando estoy chupando la polla a mi amante entonces siempre estoy mirando a mi marido, y él a mí. Él me dice que entonces mi mirada es una mezcla maravillosa de excitación, deseo y burla. La suya es una mezcla de excitación y resignación.
         Sonrisa - La sonrisa es tanto una cierta burla erótica (fíjate lo bien que me lo estoy pasando) como un mensaje de tranquilidad (todo va bien). Yo sonrío mucho a mi marido cuando estoy montada sobre mi amante.
          Decir algo – Decir cosas relacionadas con lo que estoy haciendo tiene mucho efecto sobre mi marido. Me encanta decir de vez en cuando  a mi amante cosas como ¡Qué polla más gorda tienes! ¡Qué bien me estás jodiendo cabrón! ¡Aprieta más! También me dirijo de vez en cuando a mi marido y le pregunto ¿Te está gustando? ¿Quieres que siga de esta manera?.
 
Gemidos, gritos,  risas, etc, son cosas que también hago. Para él, y para mí, hay una magnífica mezcla de humillación y burla erótica cuando estoy follando con otro hombre y me dirijo a él con expresiones cariñosas tales como ¡Cariño, que bien me la está metiendo! ¡Amorcito, que gusto me está dando! ¡Qué polla más gorda tiene, chatito mío! 
         Vestir – Para mi marido es muy importante la ropa que llevo. Para él es una señal de lo caliente que estoy y de las ganas con las que voy a follar con mi amante.
 
 El siente ciertos celos de la atención que pongo en arreglarme para quedar bien delante de otro hombre que lo único que va a hacer es joderme.
         Cuando mi marido está en otra habitación y puede escucharnos mientras jodemos.
         Ruidos.- Gritar, llorar, gemir, reír, decir cosas de la polla y de los cojones del amante, echarse risitas, que mi amante me dé azotes en el culo, etc. Estos sonidos atraviesan la puerta cerrada y llegan a los oídos de mi marido volviéndole loco de deseo y de celos.
 
     
    Salir de la habitación. – Yo salgo de la habitación en los intervalos entre jodida y jodia y voy a la habitación donde esta mi marido. Hablo brevemente con él sobre que tal lo estamos pasando y vuelvo a la habitación cerrando la puerta.
         Cuando mi marido no está.
         Llamarle por teléfono y enviarle mensajes o fotografías. – A veces dejo el teléfono abierto para que mi marido pueda escuchar. Casi siempre le mando una foto de la polla del macho con el que voy a joder. Si hay espejo le mando una mía o de los dos jodiendo.
 
 
 
        Dejarme sorprender.- Me encanta preparar todo para que cuando él llegue a casa me sorprenda jodiendo con otro hombre. Hay que organizar todo de forma que mi amante esté de acuerdo y de que mi marido no sospeche nada. Esto lo hago porque a él le gustan mucho este tipo de sorpresas.
         Dejar evidencias -. La ropa interior alrededor de la cama, juguetes sexuales en la mesita de noche, o un condón a la basura  sirven para recordar a su marido lo que ha estado haciendo en su ausencia 

         Hacer una película y dejar la grabación en la mesita de noche para él.


jueves, 23 de marzo de 2017

¿QUÉ PREFIEREN LOS MACHOS CORNEADORES?
         Un macho que jode con la esposa de una pareja cornuda puede ser tanto un macho profesional (un puto) como un macho aficionado y ocasional. Pero tanto uno como otro tienen sus preferencias y sus gustos. Pero, ¿qué es lo que más les gusta de joder con la esposa de una pareja cornuda?
         Lógicamente lo que más les gusta a la mayoría es joder con una mujer que esté buena y apetecible, aunque hay mujeres que de entrada no tienen una buena presencia pero que a la hora de joder hacen auténticas maravillas. Y si se jode de verdad pues hay que echar la leche dentro del coño. Esta es la principal preferencia.
 
        
         Tengo que decir que me encanta correrme dentro de la esposa o novia de otro hombre. Siento un sensación increíble al echar mi carga en su coño caliente y viendo a su hombre que está al lado esperando impaciente que le eche mi leche. Pero  lo que me gusta  aún más es cuando se va a su casa con las bragas empapadas o que  mi leche escurra  por su pierna, a sabiendas de que su hombre va a encontrar mi regalo sorpresa para él poco después
 
 
         A todos los machos corneadores les gusta oír que su polla es mejor y más grande que la del marido. Igualmente es muy agradable escuchar que esa polla le da a la esposa un placer diferente y más intenso.
         Muy unido a este aspecto está el que la esposa permita que el macho le haga cosas que no permite al marido, como darla por culo, correrse en su boca, etc.
         Todos estos gustos son propios de los corneadores que joden porque les gusta nuestra esposa. Son los que la joden con ganas. Suelen ser los amantes fijos, amigos o ligues ocasionales.
 
 
         A los machos profesionales, los putos, también les gusta esto pero saben que en muchas parejas cornudas hay un aspecto de humillación del marido que es muy importante y como una de las cosas que buscan es tener una clientela fija, cuidan mucho el aspecto de la humillación, y si encima les gusta humillar de verdad pues entonces todo sale estupendamente.
         Son los hombres a los que les gusta joder en la cama matrimonial. A los que les gusta insultar verbalmente al marido mientras están jodiendo con su esposa. Los que hacen que el marido se ponga debajo y les chupen los huevos mientras se la está metiendo a la esposa.
 
 
 Los que se corren en la boca de la esposa a sabiendas que ella nunca ha hecho eso con su marido. Los que hacen que el marido les chupe la polla para ponérsela tiesa o para limpiarla, etc.
 
 
         Hay algunos profesionales que hacen de todo pero siempre basándose en la comunicación y el deseo de la pareja. Es muy significativo el testimonio de un macho que fecundó a una mujer cuyo marido no podía fecundarla.
         La hija tiene ahora 12 años y me llama tío. Yo sigo manteniendo relaciones con ellos. Para mí es una satisfacción muy especial saber que ayudé a la pareja a convertirse en buenos padres.
         En honor a la verdad hay que decir que casos como el de este macho son excepcionales por su disposición y su sentido de ayudar a otras personas.


lunes, 20 de marzo de 2017

sábado, 18 de marzo de 2017

FOTOS
¡Qué suerte tienen algunos cornudos! La polla del hombre que la está lamiendo nos dice que se lo está pasando de puta madre. Cuando veo así al macho de mi esposa mi polla se pone así o más tiesa: su coño estará bien baboso y no tardando mucho esa polla se va a meter por la delicia de su coño. Cuanto más tieso más duro estará y menudo gusto que le va a dar a mi mujercita tener eso entre las piernas, y al macho meterla hasta los huevos y a mí ver como ella se abre de pierna y como la polla del tio desaparece entre medias de ellas.
 
¿Os imagináis a vuestra esposa con una polla como ésta? ¿Os imagináis la expresión de su cara al ver lo que la van a meter y las que pondrá, mezcla de intenso placer y cierto dolor, cuando se la está metiendo? Cuando meten estas enormes pollas a vuestra esposa ¿no tenéis la sensación de que sois más cornudos? ¿Cómo cornudos de más categoría? Cuando la veo con una de estas pollas pienso que es porque nos la merecemos: ella porque está buenísima y cojonuda, yo porque soy un gran cornudo.
 
 Mi esposa está jodiendo con otro hombre. La miro a los ojos y veo su excitación, su pasión, su lujuria. Tiene el coño húmedo y baboso y escucho ese sonido como bofetadas, que produce la polla al golpear el macho con cierta energía y rapidez. Estos sonidos, junto con los jadeos de mi esposa, los del macho que la jode y los míos, crean un ambiente único y repetible, del que solo los cornudos disfrutamos.
 
 
¡Amigos cornudos! ¿No se os pone la polla tiesa y dura al ver el fluir el semen? ¿No os produce una sensación de satisfacción observar el semen de otro hombre salir del coño recién jodido de vuestra esposa? No hay nada que me haga sentir más cornudo que la leche que gotea por las nalgas y el culo de mi esposa. Y después de esta visión, el postre cuando mi esposa dice: ¡Ven aquí mi cornudín que hay algo de limpieza por hacer!
 

Me excito especialmente cuando veo a mi esposa encima del macho, cuando ella toma el control de la jodida. Soy testigo de lo que su coño quiere. Puedo ver como agarra y mueve la polla con su coño. Noto como ella reacciona al tamaño de la polla que tiene metida y como  la conduce dura hacia una parte y otra de su agujero. Escucho sus gemidos mientras sus piernas coordinan los movimientos para  sacar de la gruesa polla todo el placer y todo el jugo posible. Y mientras mi cuernos crecen y mi placer también. 

miércoles, 15 de marzo de 2017


BESOS: LO MEJOR Y LO PEOR
            Para un cornudo, ver a su mujer follando con otro es lo ideal, al menos teóricamente. Pero para mí ver joder a mi mujer con otro hombre también es un sufrimiento, un suplicio.
            He estado ayudando a arreglarse a mi mujer, he visto lo que se ha puesto, la polla se me ha puesto tiesa pensando en lo que iba a ocurrir y ahora ya lo estoy viendo. Ella ya está casi desnuda, él va camino de estarlo y…
… se empiezan a besar y a abrazar. No son besos que den a una estatua, son besos que dan a otra persona y con intención de besar. Son besos lujuriosos, besos llenos de deseo, de pasión.
Se tumban en la cama, pero no están ansiosos y desesperados por joder, no. Sin quitarse las bragas ni los calzoncillos se empiezan a besar; se morrean  
Y esos momentos son el preludio del gran acontecimiento: que él le meta la polla, pero también son momentos en que veo que ella está disfrutando de una persona, de un hombre; que él no es un muñeco que se la mete y ya está.
 
Ya se la ha metido, pero siguen besándose y disfrutando del contacto del uno con el otro. Para mí son momentos tremendos, de unos celos intensos. Cuanto más se besan y se acarician más celos tengo.
¿Disfrutan solo de joder o disfrutan también el uno del otro? Los celos, los malditos celos siempre están ahí en estas ocasiones.
Sin embargo, cuando se corren no tengo celos. Es el explotar lógico del disfrute sexual. En esos momentos ella quiere una polla dentro que le dé mucho placer y él quiere un coño en el que echar su leche, y nada más.
A ella le gusta joder con hombres que la besan, que la acarician, que la tratan con mimo y con dulzura. A mí me gusta ver a hombres que disfrutan de ella como a una  hembra que está buenísima, hombres que la soben, la jodan y ya está.
Entiendo su postura, creo que si yo fuese mujer también me gustaría lo mismo que a ella, pero…  quizá es miedo a perderla, quizá es como un cierto sentido de la propiedad y no quiero que disfruten de algo que es mío, quizá… No sé lo que será pero esto es lo que me ocurre. Ya llevo unos cuernos muy hermosos desde hace muchos años y no me dejan de crecer, pero todavía no me he acostumbrado del todo a verla besarse. ¿No os pasa a vosotros algo parecido? Quizá los celos es el ingrediente que le da el tono agridulce a las puestas de cuernos.


viernes, 10 de marzo de 2017

Recomendaciones de una esposa
         Una esposa de una pareja cornuda tiene que tener control del sexo, no él. Tiene que hacer  lo que quiere, cuándo quiere, cómo quiere y con quien quiere.
          El no debe decidir nada sobre el tipo de sexo o la cantidad de sexo que yo debo tener. Cuando decido que voy a salir con alguien simplemente se lo digo, No le doy ninguna opción para que modifique nada. Deje claro que está tomando esa decisión porque eso es lo que le apetece. La idea de que va a ir con otro hombre para su satisfacción sexual hará que él esté loco de deseo por usted.
 
 
Es importante compartir todo para mantener al marido involucrado, pero como espectador, no como participante. Manténgalo al tanto de sus conversaciones con  otros hombres, compartir detalles de sus planes, etc. Esto crea una experiencia cargada de sexo para él, incluso antes de tener cualquier relación sexual. Si usted está teniendo pensamientos acerca de llamar a alguien para pasar el fin de semana, decírselo pero dejar algo en suspenso, sin concretar; es un juego que va a excitar a los dos.
 
Cuando llegue el día de estar con otro hombre procure disfrutar desde el primer momento. Muchas parejas disfrutan del ritual del marido ayudando a la esposa a prepararse  para el encuentro: ayudarla a bañarse o ducharse y secarla; rasurarle el pubis; ponerle las bragas y las medias. Y mientras hace estas tareas le hablo y me burlo discretamente de él diciendo que todo esto es para que la polla de otro hombre me entre hasta dentro y podamos disfrutar un montón. Hacer esto produce una gran excitación y hará que el sexo sea más intenso entre nosotros dos durante los próximos días. Hacer estas cosas es una parte importante del juego cornudo y tiene un poderoso atractivo que ayuda a que estemos más unidos.
          Si un hombre va a ir a vuestra casa hay que hablar antes cual será el papel de su marido, suponiendo que esté presente. Hay ciertas cosas que se pueden hacer y crear una noche inolvidable para él y para ti.
 
 
En primer lugar tiene que estar en un lugar de modo que usted y su pareja puedan actuar como si su marido no estuviese allí en absoluto (esto es muy importante). Yo le digo al otro hombre que no haga caso a mi marido. Después del saludo inicial mi marido no interactúa con nosotros para nada. La emoción que siento disfrutando sexualmente de un nuevo hombre, mientras al tiempo estoy excitando y haciendo disfrutar al hombre que amo, es muy difícil de explicar, pero es muy intensa.
          Cuando el hombre llega a casa no hay que prolongar demasiado las cosas. Todos sabemos y aceptamos que está allí para follar conmigo y no hay razón para retrasarlo. Ya en el salón se pueden hacer muchas cosas, todo depende de cada uno: te puedes besar y abrazar, quitarte la ropa rápidamente o lentamente, chuparle la polla, burlarte de tu marido, empezar a follar sobre el sofá, etc. Tú decides, haz lo que te excita, tú estás al mando.
 
 
Mi consejo es no mirar o hablar con su marido en absoluto, especialmente durante las primeras veces que él mira. No hay que mirarle constantemente preguntando si está bien, hay que actuar como si no estuviera allí, a los maridos les encanta eso. Les gusta pensar que están viendo en primera fila el mejor porno que nunca han visto.
         Más consejos para las primeras veces. ¡Diviértete! Saca a tu marido de tu mente. No tengas miedo a gemir y gritar con pasión. Actúa con tu amante como lo harías si estuvieras totalmente a solas con él. Muchas mujeres se sienten inhibidas con su marido mirando, pero él quiere verte en medio de una pasión salvaje, sin preocuparte de nada y menos del marido. Se puede tardar algún tiempo en conseguirlo, pero sacar al marido de tu mente mientras estás follando con otro debe ser tu objetivo.
 
 
Cuando el otro hombre se haya ido no es el momento de irse a dormir un poco. El siguiente paso es muy importante si desea seguir haciendo esto. Se debe prestar inmediatamente toda la atención al marido. Tiene que asegurarle que usted sigue siendo su esposa y que lo ama aún más por esta noche de placer. Cada pareja es diferente y las hay que en estos momentos tienen sexo inmediatamente y durante varios días después; otras se masturban mutuamente; otras follan unos días después. Cada pareja debe hacer lo que consideren más satisfactorio para ambos. En cuanto el otro hombre se va, usted debe estar en los brazos de su marido y convertirse en su esposa y amante de nuevo. Asegúrese que él recibe el amor y el placer que necesita para reforzar su deseo de ver como vuelves a follar de nuevo con otro hombre.
         En los próximos días lo más importante es recordarle y manifestarle que usted ama el hecho de que le permita disfrutar de este estilo de vida. Dile lo mucho que ha disfrutado en esas noches y como aprecia la libertad que le da.
 
 
Lo más probable es que tenga buen sexo con su marido durante semanas después de que el haya estado mirando, y él va a estar más atento y amoroso de lo que estaba antes de empezar con este juego.
         El estilo de vida cornudo se convertirá en una parte importante de su relación sexual y tendrán la más excitante vida sexual que nunca hayan tenido juntos. Con el tiempo, su más intenso placer sexual vendrá de tener relaciones sexuales con otra persona, aunque pueda sonar como una locura. A su marido le encantará y ambos disfrutarán mucho sexual y emocionalmente.