lunes, 29 de mayo de 2017


¿QUÉ ES LO PRIMERO QUE HACEMOS  DESPUÉS QUE ELLA HA ESTADO FOLLANDO CON OTRO HOMBRE?
       Tanto si nuestra esposa ha estado jodiendo delante de nosotros, como si ha estado en otro lugar y no hemos visto nada, el momento de volver a encontrarnos está lleno de deseo y de una gran excitación.
 
        ¿Y qué es lo que nos gusta a los cornudos? No hay mucho donde elegir. Solo podemos elegir entre las siguientes posibilidades.
-      Joder con nuestra esposa.
-      Hacernos una paja mientras recordamos lo que hemos visto o imaginando lo que ella nos cuenta.
-      Lamerle el coño.
-      Que ella nos haga una buena paja mientras nos cuenta sus impresiones.
        Realmente son pocas posibilidades, pero todas ellas pueden ser muy satisfactorias según el momento en que nos encontremos.
        Yo lo que nunca hago es hacerme una paja. Ha habido ocasiones en que me he corrido sin tocarme cuando he estado viendo como jode, pero nunca me ha masturbado porque prefiero o que me masturbe ella o correrme dentro de su coño.
 
        Cuando mi mujer ha estado jodiendo sin que yo la vea casi siempre me bajo a su coño y empiezo a lamérselo. Mi lengua se sumerge en su coño tan profundamente como puedo. A ella le encanta esto y en ocasiones se corre; de esta manera compartimos su experiencia sexual. A ambos nos encanta el sabor y olor de su coño lleno de la leche de otro, y si a continuación jodemos, ese sabor y olor le sirve de estímulo para un nuevo orgasmo.
 
        Pero si estoy viendo como jode entonces prefiero metérsela nada más acabar de terminar con el amante. Me gusta mucho meter mi polla en su coño lleno de leche, me gusta mucho sentir esa crema caliente que suele gotear por mis cojones.
 
        Lógicamente si ha jodido mucho y con una gran polla y tiene el coño dolorido pues entonces no follamos. La lamo el coño y si estamos solos nos tumbamos en la cama y lentamente me hace una paja mientras me cuenta los detalles de lo que ha ocurrido o sentido.
 
        Cualquiera de estas actividades es como la guinda en el pastel de nuestro matrimonio, aunque quizá tiene más que ver con el relleno de crema. ¿No os parece?










miércoles, 24 de mayo de 2017

DANDO PLACER A MÍ MARIDO…
       Como pareja cornuda tanto mi marido como yo obtenemos placer. Yo se lo doy a él y él me lo da a mí.  Pero yo como esposa procuro aumentar el placer que el obtiene cuando me ve joder con otro hombre. Los hombres son sobre todo visuales y estos consejos aumentarán su placer, por lo menos a mí me dan muy buen resultado.
 
         Es muy satisfactorio para mi marido escuchar los gemidos de placer de otro hombre cuando le estoy chupando la polla. Esos gemidos le hacen que me valore más como hembra que sabe dar placer a otros machos.
         Mis miradas le satisfacen mucho, pero mis miradas llenas de excitación le satisfacen aún más.
 
Cuando mi boca está llena con la polla de otro hombre le encantan las miradas de asombro y satisfacción.
 
Y una mirada seductora mientras otro hombre hunde su polla en mi coño.
 
Y también una mirada de éxtasis mientras otro hombre me la mete por detrás.
 

         Cualquier mirada en general y este tipo de miradas en particular hacen que mi marido disfrute del espectáculo y se sienta conectado a mí y a la experiencia que estoy teniendo.
 
         A mi esposo le gusta oírme mientras estoy poniéndole los cuernos. Le gusta oír cómo le digo al macho con el que voy a joder o con el que estoy jodiendo, lo hermosa que tiene la polla, lo que siento cuando me la tiene metida o lo bien que besa o me come el coño.
 
         Con frecuencia le pregunto si le gusta lo que está viendo, o cómo me la está metiendo o si me va a lamer el coño después de que me lo rieguen.
         Todas estas frases o mini conversaciones son una manera de fijar la escena en su memoria y aumentar el disfrute de todos los que participamos. 


domingo, 21 de mayo de 2017

HUMILLANDO MÁS AL MARIDO
Hay parejas cornudas en las que la humillación al marido es parte muy importante de su relación. Al marido le gusta y le excita que le humillen, a la esposa le gusta humillarle y ella así se siente más importante, y al macho o novio que jode a la esposa también ve acrecentado su ego con las humillaciones a las que somete al marido.
        Como macho que he interactuado con muchas parejas cornudas presento a continuación una serie de ideas para que las humillaciones al marido sean más intensas. Lógicamente estas sugerencias son válidas para las parejas que buscan humillar mucho al esposo. 
La esposa, el cornudo y el novio van a un restaurante juntos. La esposa se sienta al lado de su cornudo. Después de encargar la cena, la esposa y el novio salen al coche juntos y se dan un buen sobo. Luego regresan a la mesa a tiempo para disfrutar de la comida juntos. La esposa no se arregla inmediatamente su pelo ni su maquillaje. Cuando se sienta en la mesa besa a su cornudo en los labios y toma asiento al lado del novio  para el resto de su comida. El asombro y la cara del camarero suelen ser inenarrables.
 
Que el novio  pase la noche en la casa de la pareja, con el cornudo presente. Sin embargo, la esposa debe ignorar a su marido cornudo por la noche. La esposa debe tratar al macho como si fuera un novio caliente y nuevo, mostrando mucho afecto delante del cornudo. Todos deben pasar tiempo conociéndose en la sala de estar, tal vez viendo una película porno. La esposa debe estar sentada al lado del macho con muchos besos, burlas, sobos, risas y cosas por el estilo.
En una noche en que el macho  se queda en la casa de la pareja y duerme en la habitación de los huéspedes, una vez que la pareja se mete en la cama el macho también se va a ella y gatea entre las piernas de la esposa y la folla justo al lado de su esposo.
 El marido duerme en una habitación mientras el macho y la esposa duermen en la cama matrimonial. Al hacer esto, la esposa tal vez quiera visitar al esposo de vez en cuando, para que pueda tocar, probar y oler el sexo en su cuerpo, o realizar la limpieza del coño.
Mientras el macho está jodiendo a la esposa al estilo misionero, la esposa y el cornudo se quitan sus anillos de boda, y los colocan en el estómago de la esposa, uno al lado del otro. Luego el macho  dispara su semen sobre ambos anillos. Esto es altamente simbólico en muchos niveles.
La mujer le da una mamada al macho, o tienen relaciones sexuales, en un lugar semipúblico, mientras el esposo está de guardia como vigilante.
        La esposa y su amante se declaran una pareja abierta, renunciando a cualquier necesidad de discreción. Cuando está en público, el amante es  libre de poner su brazo alrededor de la esposa, besarla, agarrarse de las manos, y mostrar una actitud típica como si fuera su novio, y la esposa es libre de corresponder sin ninguna preocupación de ser sorprendida por otros.
El cornudo y la esposa están en una fiesta o reunión y el macho se la lleva a un lugar privado para tener sexo con ella y después volver a la fiesta. Otra opción es hacer lo mismo, pero dejar que otros vean a la esposa escabullirse con el macho, para crear algunos chismes y posiblemente humillar al cornudo.
 
Que el cornudo se eche en la cama son su esposa apoyada o acostada sobre él de forma que pueda sentir los golpes y empujones que le da el macho mientras la jode.  Es muy excitante e interesante que el cornudo y la esposa se miren a los ojos mientras hacen esto. Una variación es ponerse en una posición donde el cornudo y la esposa pueden besarse íntimamente mientras está siendo follada, por lo que el cornudo puede sentir su respiración mientras se golpea, y cuando ella se corre.
La esposa le dice al esposo que ella fantasea con tener un bebé de su macho. Podía decirle a su cornudo que sería un buen padre para el hijo de su amante. Este tipo de burla se convierte en alucinante si el marido piensa que hay alguna posibilidad de que la esposa se quede preñada.  La esposa debe hacer todo lo posible por ser convincente, a pesar de que seguramente está tirándose un farol.
 
Ordene al cornudo para que coma el coño de su esposa o lamer su clítoris mientras que el amante está follando a la esposa (69 es una buena posición para esto). Considere hacer el cornudo masturbarse mientras hace esto. El cornudo intentará evitar el contacto con el macho, pero el macho debe empujar intencionalmente, mover y girar sus caderas para rozar  las bolas y la polla contra la cara del cornudo tanto como sea posible. El cornudo podría  permanecer en la posición hasta que el macho se corra dentro de la esposa, permitiendo que el cornudo de inmediato empezar a limpiar el coño de su mujer.
 
Cuando el marido  está presente y observando, ordenarle que agarre la polla del macho y la guíe hacia coño de su esposa. Es divertido hacerle coger una polla mucho más grande que la suya, y al mismo tiempo ponerla en el coño que el macho le ha quitado. Hay un alto factor de humillación involucrado.
 
Si la esposa y el macho tienen sexo a pelo, hacer que el cornudo lleve un condón en cualquier momento que tiene relaciones sexuales con su esposa, independientemente de si el toro está presente. Esto envía el mensaje de que la esposa quiere el semen del macho, pero no el del cornudo de su marido.
Después de que el macho ha tenido relaciones sexuales con la esposa una o dos veces, y ella tiene su coño bien estirado, invitar al marido a metérsela a  su esposa. La esposa debe entonces reírse y reírse de cómo no siente su polla, trabajando junto con el macho para humillar los intentos del cornudo de dar placer su esposa con su polla.
 
El macho  folla a la esposa en la cama matrimonial mientras que ella lleva ropa interior de novia. El cornudo debe estar presente. Durante la luna de miel simulada, la esposa debe expresar su pesar por no haberse casado con el macho, ya que tiene la  "verdadera polla" que necesita, y no tendría que conformarse con menos y estar insatisfecha. El macho hace comentarios similares, sobre su deseo que ella fuera su esposa y así él podría darle la polla ella necesita cada noche.


martes, 16 de mayo de 2017


IMAGENES
No todas las cargas de leche son tan hermosas como esta, pero cuando lo son el buen cornudo está ahí para disfrutar de ellas. La otra noche le echaron una similar a mi esposa. Me arrodillé y empecé a limpiar. Cuando terminé mi esposa me recordó que no había terminado: “Hay más ahí adentro” y se rió. Yo sabía que me lo dijo porque no había llegado al clímax con mi lamida. Seguí y comprobé que realmente todavía tenía mucha leche dentro.
Aquí hay un pequeño collage de una pareja que no tiene miedo a mostrar su aprecio y devoción por un buen macho negro. Obsérvese lo felices que están en la última imagen. Parece como si estuvieran en el camino hacia una vida muy feliz.
Una de las funciones de un cornudo es tener preservativos disponibles en todo momento  para su esposa y su amante. Hubo un momento en que él se olvido de reponer y el amante no pudo esperar a que volviera de la  tienda. El utilizó lo que le pertenece.
Como resultado de su error el cornudo tendrá obligaciones adicionales como cuidar niños y cambiar pañales. ¿Esto lo haría usted? Si usted lee este blog lo más probable es que sí lo haría.
Una magnífica vista desde el punto de vista de un buen macho
Pero desde la perspectiva del cornudo esta es todavía mejor.
Para muchas mujeres blancas y  parejas cornudas, tener un bebé de un buen macho negro es  una fantasía.
Y para muchas se convierte en realidad.

viernes, 12 de mayo de 2017

¿EN QUÉ ETAPA ESTÁS?
         El mundo de los cuernos no es tan simple como uno puede pensar. No basta con decirle a la esposa: Acuéstate con quien quieras, y ya todo empieza a funcionar. Hay hombres que el deseo de ser cornudos es su fantasía secreta, y nadie más lo sabe, Otros disfrutamos de los abundantes y hermosos cuernos que nos ponen nuestras esposas. Y entre ambos extremos hay una gran variedad. Veámoslo con un poco de detenimiento.
         Hay maridos que desean ser cornudos, pero ese es su secreto. No se han atrevido a decírselo a su esposa porque consideran que ella se va a enfadar, que les va a considerar como hombres anormales. Algunos se lo han dicho una vez y vista la reacción de su esposa han desistido totalmente de volvérselo a decir. Son hombres que se masturban pensando en su fantasía y cuando joden con su esposa lo hacen pensando también en su fantasía.
 
 
 
         Hay maridos que sí se lo dicen a su esposa, pero solo cuando están en la cama. La esposa entra en el juego pero solo cuando están follando. Los cuernos es un tema que se utiliza para excitarse mutuamente y hacer que el sexo sea más placentero, pero fuera del sexo ni se menciona ni se vuelve a hablar de ello.
 
         Dentro de este grupo se pueden incluir aquellos que se conectan en línea con machos virtuales y delante del ordenador se masturban. Todo es una gran fantasía y no hay ningún contacto de la pareja con otros hombres.
         Otra nueva situación es el de las esposas calientapollas. Son parejas que aceptan el mundo de los cuernos de un modo muy light: la esposa coquetea con otros hombres, va a bailar y se besa con ellos pero de ahí no pasa. El marido o lo ve o escucha el relato que le hace la esposa.
         Hay parejas que se quedan en esta fase y no pasan a más; en otras este es un paso intermedio muy interesante pues los dos comprueban sus sensaciones para poder seguir avanzando en el mundo de los cuernos.
         Un poquito más es lo que se atreven a hacer otras parejas. La esposa se deja tocar y como mucho le da una buena mamada al hombre con el que está. No consiente que otro hombre la folle. El coño es solo para su marido y lo más que permite es que la den por culo.
 
 
 
         Estas parejas en las que la mujer mama la polla de otro hombre y hasta se deja dar por culo, están a un paso de ser una pareja cornuda total. En estas parejas todos los agujeros de la esposa  están permitidos y todas las actividades sexuales también. Mi esposa y yo nos incluimos  dentro de ellas. Mi esposa jode con otros hombres en mi presencia y cuando yo no estoy; tiene libertad sexual absoluta y yo disfruto mucho viéndola o escuchando su relato.
 
         ¿Cuál es la mejor etapa, la mejor situación? A esto tiene que responder cada pareja con una respuesta muy sencilla: aquella en la que se encuentra segura y en la que los dos disfrutan.
        

lunes, 8 de mayo de 2017

BESAR A LA ESPOSA DESPUÉS DE QUE HAYA TENIDO LA POLLA DE OTRO EN LA BOCA
      Algo que se ve en muchos vídeos cornudos es la esposa besar a su marido después de habar mamado la polla de otro hombre.
         La mayor parte de las veces ella está chupando la polla de otro y luego llama a su marido seductoramente y le besa profundamente. Las mujeres, por lo general, se burlan de sus maridos diciendo ¿Cómo sabe? o ¿Qué te parece? y a continuación se ríe burlonamente.
         Otras veces el macho se corre en la cara de la esposa y ella inmediatamente se besa con su marido.
 
         ¿Esto es cosa de los videos o se da en el mundo real? ¿Las parejas cornudas hacemos esto?
         La respuesta es muy simple: el 95 % de las parejas cornudas lo hacemos. Es más, es una práctica habitual. (Se hizo una encuesta a 445 parejas).
         Yo lo siento por ese 5% de parejas que no hacen esto, ¡no saben lo que se pierden!
 
         Siempre beso a mi mujer después de ver como da a otro hombre una buena mamada. Nos besamos larga y profundamente. A mí me apetece mucho hacerlo por haber visto, o saber, que la polla de otro hombre se ha deslizado a través de sus labios y su lengua; por saber que otro hombre ha disfrutado de la boca de mi mujercita.
         A los dos nos gusta hacerlo. El sabor almizclado de la polla de otro hombre en su boca es increíblemente erótico. El olor y el sabor de su boca hacen que me excite mucho, quizá porque es una prueba más de que ha estado con otro a pesar de que lo estoy viendo.
         No estoy loco por el semen pero me encantan sus besos apasionados, y me gusta mucho el placer y el amor que siento por ella por este compartir aspectos tan íntimos de nuestra sexualidad.
En bastantes ocasiones mi esposa le da a su novio unas mamadas que hacen que le salga líquido preseminal. En esas ocasiones siempre me besa y  me suele preguntar que si me gusta, y me recuerda que dentro de poco va a tener su coño lleno de leche y que podré saborear a placer.
         Hay veces que el macho que la jode, saca su polla del coño y se corre en su boca. Ella no se lo traga, se lo queda en la boca, le escurre por los labios y la barbilla y gotea sobre sus tetas. En esas ocasiones nos besamos y hacemos un remolino con nuestras lenguas del esperma que hay. No me gusta el semen de otros hombres, pero me encanta sentir y saborear el semen que otro hombre le ha echado a mi esposa. Es una parte importante del placer que siento como cornudo.