sábado, 26 de agosto de 2017

martes, 22 de agosto de 2017

Sus sueños en la oscuridad
 
 
Mi marido disfruta esperándome cuando estoy en una cita. Esperar lo vuelve loco de excitación y deseo mientras imagina lo que estoy haciendo y cuando regresaré a casa con él.
También disfruta de otro tipo de noches; esas noches cuando salgo a la ciudad sola o con amigas, esas noches en que él no sabe cuándo, o incluso si, voy a volver a casa. No sabe por dónde empezar ni por dónde voy a terminar. No sabe lo que va a pasar. Él no sabe con quién estaré, o qué haré con ellos, o cuando terminemos. Él no sabe nada. Eso puede volverlo aún más loco que cuando estoy en una cita con alguien.
 
 
Me gusta saber que está en casa pensando en mí. Sé que soy la única persona en su mente. Sé que no puede pensar en nadie ni en nada. No importa lo que pueda hacer, sé que él sólo está pensando en una cosa: en mí. Es una medicina poderosa para el ego de cualquier persona.
Sé que está fantaseando. ¿Estoy hablando con alguien? ¿Conoceré a alguien nuevo? ¿Vamos a algún lugar? ¿Voy a llevarlos a casa? ¿O podría ya estar chupando su polla o abierta de piernas y metiéndomela?
 
 
No siempre funciona como espero, pero a veces quiero positivamente que algo suceda, para que sus fantasías se hagan realidad. Quiero tener sexo para su placer tanto como el mío. Quiero ir a casa tarde con otra historia que alimente nuestra excitación juntos.
Quiero asegurarme de que sus sueños nunca se desvanecen. Quiero imágenes de mí para seguir brillando en su mente. Quiero que se pregunte qué estoy haciendo, y con quién estoy. Necesita esas imágenes y necesito que las tenga sobre mí.
 
Así que me aseguro de que él sepa que nunca estará a salvo de mi infidelidad cada vez que salgo sola. Siempre estaré buscando a alguien en la oscuridad. La oscuridad de algún lugar entre la imaginación de mi marido y la de ese local o esa nueva habitación. La oscuridad donde puedo abrir  mis piernas y sentir como una polla se mete entre ellas y la oscuridad donde la polla de mi esposo se mantiene tiesa y tiesa deseando mi coño.


jueves, 17 de agosto de 2017

 

¿POR QUÉ MUCHOS MARIDOS DESEAN QUE SU ESPOSA LES PONGA LOS CUERNOS?

 
Este artículo está basado en el de Justin Lehmiller, PhD, educador sexual e investigador de la Universidad de Harvard y autor del blog The Psychology of Human Sexuality.
 
         Un hombre musculoso de mediana edad llega a casa con uno de sus amigos. Juntos, se acercan a su provocativa esposa, que está acostada en el sofá y lleva el vestido más corto que ella posee. Se olvidó de usar ropa interior. El marido hace una proposición: Resulta que siempre ha fantaseado con verla tener relaciones sexuales con otro hombre. ¿Pensaría en hacerlo con su amigo?
Ella le da una oportunidad al amigo. Es aún más musculoso que su marido. Su erección casi está saliendo de sus pantalones. Ella comenta sobre su tamaño, sonríe y le pregunta a su marido, "¿Estás seguro de que esto es lo que quieres?" Él asiente, toma asiento y comienza a masturbarse mientras su esposa se apresura a atender al amigo. Proceden a tener el sexo más caliente, el más intenso de su vida justo antes de los ojos de su marido.
Cuando se navega por internet, sin duda has visto muchas páginas e imágenes dedicadas a los "cornudos". Pero ¿por qué el porno hecho por, y para los individuos heterosexuales presenta tan a menudo hombres que obtienen placer en dejar que otros hombres tengan sexo con sus esposas?
La respuesta, en parte, es porque hay una demanda enorme de ese tipo de páginas e imágenes. En una época en la que los pornógrafos están respondiendo prácticamente a las demandas de los espectadores en tiempo real, los consumidores porno han dejado claro que mirar cómo alguien folla a la esposa es una prioridad. Cuando se han analizado los términos de búsqueda en línea, se ha descubierto que “cuckold porno" es el segundo después de "jóvenes" en las búsquedas de pornografía heterosexual.
Pero no es sólo la pornografía para el contenido de cornudo la que confirma la tendencia. Lo creas o no, hombres en Internet constantemente me envían sus fantasías sobre ver a un extraño copular con su esposa. "Me gusta y excita pensar en mi esposa teniendo relaciones sexuales con otro hombre", escribió uno. "Y no sólo el buen sexo, sino el sexo salvaje, apasionado y muy satisfactorio para ella." Otro escribió: "Ojalá pudiera llevar a mi esposa a los clubes de sexo para poder verla tener relaciones sexuales con otros hombres".
Permítanme explicar. Como sexólogo, estoy fascinado por lo que atrae a la gente y por qué. Durante los últimos dos años, he invitado a visitantes a mi sitio web a describir sus fantasías sexuales de una forma anónima. No es de extrañar que oiga a quien desea tríos y las orgías más tradicionales, por no mencionar mucho interés en la esclavitud, el sexo forzado y el exhibicionismo. También ha habido más de unas cuantas fantasías sobre el tema de Harry Potter.
       Pero más que nada, he sido inundado por hombres ansiosos por ver a sus esposas o novias tomadas por otros chicos. Casi siempre se refieren a mirar sin participar, y por lo general, es importante que el otro tipo tenga un pene más grande. A menudo, estos chicos no están escribiendo sólo para compartir su fantasía; están ansiosos de averiguar si este deseo es "normal" o saludable para un hombre heterosexual y sexualmente satisfecho en una relación comprometida. Sin profundizar en lo que significa para una fantasía ser "normal", mi respuesta a estos hombres, es que si es una fantasía adecuada y normal para obtener placer.
 Desde una perspectiva evolutiva, la idea de que un hombre disfrute de ver a su esposa con otro hombre es contra intuitiva. Históricamente, los hombres han hecho grandes esfuerzos para evitar ser "corneados", o encontrar a sus esposas fecundadas por otro hombre. “Los cuernos” no solo limitan la capacidad de los hombres a "propagar sus semillas" (sus genes), sino que también les obliga a gastar recursos escasos en la crianza de otros niños. Se cree que el miedo a los cuernos es un factor clave que moldeó el modo en cómo nuestros antepasados varones se acercaron a las relaciones sexuales y, hasta el día de hoy, es considerado por muchos científicos como la razón por la cual los hombres tienden a ponerse más celosos (a menudo violentamente) en la infidelidad sexual que las mujeres.
Por supuesto, los hombres tienen menos que temer hoy de los cuernos. Los avances en el control de la natalidad y los exámenes de paternidad pueden dejar a las mentes de los hombres tranquilas. Pero las fantasías de cornudo no son exclusivas de la era moderna. Fueron documentados en los escritos de Freud y otros muchos antes de que la píldora fuera inventada, así que sabemos que hoy en día los hombres no se enganchan sólo porque se ha vuelto "seguro".
En el discurso popular, no hay escasez de teorías sobre los orígenes de las fantasías cornudas o el troilismo en el vocabulario de los psicólogos. El columnista Dan Savage ha avanzado la noción de que estas fantasías son una erotización de la ansiedad de un hombre ante la posibilidad de que su esposa le engañará. En otras palabras, los hombres hacen frente a la amenaza de la infidelidad convirtiendo el miedo en algo sexualmente excitante. Más recientemente, el periodista Anneli Rufus argumentó que los troilistas son sólo masoquistas que "se deleitan con la agonía psicológica" de la situación humillante.
Pero los psicólogos no compran ningún argumento. La erotización es una estrategia rara vez tomada con otros miedos. Entonces, ¿por qué sería tan específica en el caso de los cuernos? Además, mientras que el argumento del troilismo como masoquismo puede aplicarse en algunos casos, se demuestra débil cuando se considera que la mayoría de las fantasías de los cornudos raramente desean otros actos masoquistas (como ser azotados) y sus intereses tienden a emerger en la adultez, a diferencia de los sadomasoquistas cuyos intereses tienden a desarrollarse a principios de la adolescencia.
         Cada vez más, los científicos se inclinan por una explicación biológica basada en un creciente cuerpo de trabajo sobre la competencia de los espermatozoides. La investigación muestra que cuando una mujer se junta con varios hombres, esos hombres pueden mostrar cambios conductuales y biológicos destinados a aumentar su probabilidad de fertilizar su óvulo, sin siquiera darse cuenta. Por ejemplo, cuando varios hombres se masturban viendo la pornografía de una única mujer, su eyaculación contiene esperma más activo que cuando se masturban viendo a un grupo de tres mujeres, según un estudio de 2005 con una muestra de 52 hombres. Otras investigaciones han encontrado que los hombres dicen que empujan más rápido y más profundo durante el sexo cuando sospechan que su pareja le ha engañado, presumiblemente como una forma de desplazar a los espermatozoides rivales. Estos hallazgos sugieren la posibilidad de que los hombres estén “programados” o “predispuestos” a buscar situaciones de “cuernos” porque promueven comportamientos que ayudan a sus propios espermatozoides a ganar una violenta guerra intra-vaginal de espermatozoides.
No todo el mundo está convencido de que la competencia de espermatozoides es la clave, que explica este fenómeno. El psicólogo David Ley explica que muchos hombres con los que ha hablado sobre este tema encuentran seductor que otros tipos deseen a sus esposas. Estos hombres piensan “Mira que mujer más sexy y atractiva tengo” y así se refleja su poder. Mostrar y compartir a la esposa sexy es un símbolo de estatus social y personal.   

Hay hombres que puede parecer que hacen la vista gorda con las actividades de su esposa, pero estas actividades ayudan mucho en su matrimonio. Les gusta el hedonismo de ver a su esposa con otros hombres, y disfrutan de la seguridad emocional de saber que pueden tener relaciones sexuales con otro hombre pero que la seguirá amando, adorándola y criando hijos con ella.
Las puestas de cuernos tienen más que ver con la psicología que con el sexo. Esto es lo que lo distingue: la plasticidad del "espacio de cabeza". Tenemos una tendencia a pensar en el sexo como algo principalmente físico en lugar de psico-sexualmente polivalente. El "cornudo" está típicamente centrado en las mujeres, y permite a una mujer expresar su sexualidad al máximo con el apoyo tanto de su pareja como de su amante.
He aquí el testimonio de un marido: “La quiero mucho. Era como si no me diera cuenta de cuánto la amaba hasta que la vi con otra persona, tener relaciones sexuales, y verla con ... otro tipo me hizo, de una manera realmente extraña, estar absolutamente loco por ella. Es difícil de explicar, pero es verdad. Cuando mi esposa está teniendo sexo con otro hombre, me viene a la cabeza de que ella es mi esposa, mi mujer. Ella es mía, y yo soy de ella y nada puede llegar jamás a interponerse entre nosotros... ni siquiera alguien que tenga sexo con ella. Y es una visión tan excitante... ya sabes, mirándola con alguien más. Ella está con otra persona, pero estoy ahí y vamos a estar juntos para siempre”.
A la vista de todo lo dicho podríamos decir que las fantasías cornudas podrían tener múltiples motivaciones, y los factores involucrados podrían no ser los mismos entre individuos. Las normas y valores sociales y culturales también juegan un papel importante en la formación de estas fantasías. Hay valores que surgen nuevos en las relaciones sexuales poli amorosas.
         Tiene que haber una increíble cantidad de confianza entre la pareja que está involucrada en los cuernos.  Se necesita una cantidad increíble de auto-seguridad para ver a otra persona tener relaciones sexuales o "jugar" con su cónyuge o pareja. En determinados momentos, sin embargo, se puede ser víctima. El marido puede llegar a revolcarse en la vergüenza cuando su pareja es tomada por otra persona que ella ha elegido. ¿Y cuándo todo haya terminado? Aún tienes a tu pareja. Esa es la emoción, el horizonte de la excitación. Tienes la sensación de que te han quitado algo. Tienes la sensación de que te inunda la vergüenza, una notable excitación y la necesidad de que mucha gente te considere un hombre engañado. Cuando todo ha terminado, te sientes más cerca de tu pareja que antes de que fuera "quitada de ti". Una vez más, esta es la emoción de los cornudos, swingers, parejas liberales y otras formas no tradicionales de relaciones monógamas. Las relaciones no monógamas, entre las que están las relaciones cornudas, se desarrollan sintiendo celos y tristeza, incluso traición, cuando la pareja está con otra persona y el acto está teniendo lugar, pero luego la segunda parte es que una vez que la escena de la actividad sexual ha terminado, una nueva sensación llamada "compersion" asegura la supervivencia de la relación. Compersion, o "lo contrario de los celos", es cuando un compañero se alegra en las hazañas sexuales de un compañero.
La tecnología también juega un papel importante.  De hecho, las tendencias de búsqueda en internet revelan que el interés por el porno de los cornudos ha aumentado en la última década, lo que, según Ley, "refleja una compleja interacción entre la liberación sexual y económica femenina, la tecnología rompiendo la intimidad y el secreto, y un cambio de valores. Internet ha sido fundamental en proporcionar la validación pornográfica y una salida sexual para los hombres con fantasías de cornudo. También ha permitido a las parejas contactar fácilmente con terceras personas para llevar a cabo estas fantasías en la vida real.
 


viernes, 11 de agosto de 2017

IMAGENES
         Ella insistió en que usara condón para joder. Después de unos diez minutos paró y dijo que había cambiado de opinión y que si iba a joder, iba a hacerlo bien. Saco la polla y le quitó el condón. La polla se agitaba desnuda en el aire como una amenaza. Ella dijo que joder con un condón es como tomar una ducha con un impermeable. Se la volvió a meter. Cuando él le pregunto donde quería que se corriese ella le rogó que lo hiciera dentro de ella.
 
         Fuimos a un hotel. Tomó la llave y me dijo que me quedara abajo hasta que terminaran. Las dos horas siguientes fueron las más humillantes de mi vida. Cuando finalmente bajó, se aseguró de decirme en un tono lo suficientemente fuerte para que el recepcionista oyera cómo había jodido a mi esposa y que ella estaba descansando arriba y esperándome. Se despidió y expresó su deseo de volver lo más pronto posible.
 
Cuando mi esposa vuelve de un encuentro con su amante nunca sé qué esperar. A veces, después de lamer su coño y terminar de limpiarla, ella me permite meter mi polla en su coño. Otras veces no.  Si ella está muy dolorida,  normalmente me hará un buen trabajo con su mano, pero cuando se siente realmente dominante me hará un buen trabajo de mano, pero asegurándose de arruinar el orgasmo. Después de estar ansiosamente esperando el contacto sexual con mi esposa durante horas mientras otro hombre estaba follando con ella, un orgasmo arruinado es muy, pero que muy frustrante.
 
         A mi esposa le encanta humillarme burlonamente. Se burla de que mi polla es demasiado pequeña y de que me corro demasiado rápido y no le satisfago plenamente, pero esto solo me lo dice cuando va a irse a joder con otro hombre, y lo hace y lo dice porque sabe que esto me excita.  También me humilla provocativamente cuando me hace darle el visto bueno a la ropa interior que va a llevar y de si su culo o su coño están atractivos para que la polla de su amante se meta con gusto y con gana en ellos. ¿A qué cornudo le desagradaría este tipo de humillación?

lunes, 7 de agosto de 2017

ME PEGUÉ POR SU CULO
            Cuando mi esposa y yo éramos novios y estábamos saliendo,  una vez empecé una pelea con un chico porque estaba mirando fijamente  su culo de una forma descarada.
 
            Yo era joven, un poco violento y muy protector de mi futura esposa. La mirada del chico me pareció un insulto a su honor y a mi virilidad, y yo respondí de la forma en que los chicos jóvenes lo hacen a veces. Quiero decir, ¿qué chico joven se quedaría quieto mientras otro joven mira descaradamente a su novia?
 
            Dulce ironía. En esta foto estoy solo, de pie, masturbándome y mirando contento  el culo perfecto de mi esposa mientras ella alegremente lo rebota en la polla mucho más grande de otro hombre.

 
            Y en estas otras fotos  veo su maravilloso culo mientras chupa la polla que se va a meter entre las piernas. 

            Ese culo, que una vez guardé celosamente de las miradas de otros hombres, ha pasado desde entonces por más de unas cuantas habitaciones de hotel anónimas, y le han tocado más de uno y más de dos.
            ¡Ironías del destino!


viernes, 4 de agosto de 2017


           Cosas de un Macho Corneador:
                   A PELO

Tomar la decisión de que la esposa folle a pelo es un hito especial en un matrimonio cornudo.
 

El marido contacta conmigo, me propone follar a pelo con su esposa y quedamos en un club. Con esta decisión ella me da toda la exclusividad sexual. La pareja confía en mí y yo confío en ellos.

         Con este compromiso la esposa va a ser una de las pocas mujeres que sienten mi semen caliente dentro de ella, y su marido cornudo puede estar satisfecho de que ella va a ser servida con calidad y con cantidad.

         No sé cuáles son las circunstancias ni las motivaciones de esta pareja. A lo mejor quieren un bebé, el marido no puede y me lo encargan a mí. Yo estoy listo. A lo mejor ella es la que quiere el bebé y el marido no sabe nada, para este caso también estoy listo.
         O a lo mejor el marido quiere sentir más y mejor los cuernos y eso lo consigue viendo y limpiando de semen el coño de su esposa. Para esto también estoy listo.