martes, 10 de septiembre de 2019

MIRANDO

         Hoy mi esposa ha quedado con un buen amigo y va a joder con él. Ya se conocen, ya han estado juntos otras veces.

 

         Los dos se tienen muchas ganas. Él rápido le desabrocha la camisa. Ella, con los ojos cerrados, se deja hacer. Respira profundamente.

 


         La camisa cae rápidamente. Ella tiene ansia y colabora. Su torso casi desnudo se aproxima a él.

 
         Se acarician, juntan sus bocas, se besan ligeramente. En su respiración, en su ansia, noto como se desean. Él se quita su camisa.

 
         Se empiezan a besar con unos besos largos, profundos. Con unos besos que no me gustan nada. Son unos besos que me provocan celos, muchos celos. La he visto muchas veces besarse con otros hombres, pero no logro acostumbrarme.

 
         Este hombre ama sus tetas. Le baja las hombreras del sujetador…

 
…se lo desabrocha… y aparecen sus tetas en todo su esplendor.  

         Se las besa, se las lame, le chupa los pezones… Ella se deja hacer. Cierra los ojos. Está como en éxtasis. 

   
      Le baja la falda, la toca, la acaricia. Le baja las bragas y… no esperan mucho. Enseguida se la mete.
 


         Y esta cara, estos jadeos, estos movimientos, …  todo es auténtico. Ella ignora que estoy allí, mirando. El hombre con el que está jodiendo es un buen amigo mío y ha colaborado conmigo para que yo lo vea, pero de forma que ella no sepa que yo estoy allí.
         Mi polla, en estas ocasiones, se pone tiesa y dura, pero hoy me parece que me va a reventar. ¡Qué espectáculo!

1 comentario:

  1. soy cornudo de relato, he estado pendiente de la verbalización que mi esposa hace de sus encamadas con otros tipos toda mi vida. Jamás pude espiar ni por una cerradura.
    Escenas que me gustaría ver desde punto de vista en que nunca la he visto
    Cabalgando sobre la pija de su amigo, vista de espaldas, el pelo suelto
    Arrodillada frente a él, mamando y mirándole a los ojos
    En la ducha bañandose juntos

    ResponderEliminar